EFELa Habana

El salario medio estatal en Cuba aumentó de 740 pesos cubanos (CUP) en 2016 (equivalente a 29,6 dólares) a 767 CUP (30,68 dólares) en 2017, con el sector azucarero como el mejor pagado por al menos tercer año consecutivo.

La Oficina Nacional de Estadística e Información (Onei) de la isla dio a conocer los datos en su informe "Salario medio en cifras 2017", que muestra la evolución del sueldo medio cubano en la última década, cuando pasó de 415 CUP (16,6 dólares) en 2008 a 767 CUP en 2017.

Con 848 CUP (33,9 dólares), La Habana se situó por primera vez en diez años como la provincia con mejor salario medio, desplazando a un segundo puesto a la central Ciego de Ávila (818 CUP/32,7 dólares), la primera en la lista durante el último lustro.

Le siguen Pinar del Río (813 CUP/32,5 dólares), Villa Clara (808 CUP/32,3 dólares), Artemisa (782 CUP/31,2 dólares), Matanzas (780 CUP/31,2 dólares) y Sancti Spiritus (758 CUP/30,2 dólares).

Guantánamo, la provincia más oriental de la isla, se mantiene como la de menor sueldo medio, con 624 CUP (24,9 dólares).

Después del azucarero, que experimenta un leve decrecimiento y se queda en 1.236 CUP (49,4 dólares), los sectores mejor pagados son la explotación de minas y canteras (1.219 CUP/48,7 dólares), la intermediación financiera (1.048 CUP/41,9 dólares), las industrias manufactureras (1.037 CUP/41,8 dólares) y la agricultura, ganadería y silvicultura (1.027 CUP/41 dólares).

En 2017 cayeron las actividades de construcción, hoteles y restaurantes y aumentaron sus ingresos la pesca, el comercio, la ciencia e innovación tecnológica y la administración pública.

Como las peores remuneradas el informe reporta al sector de la cultura y el deporte (531 CUP/21,2 dólares), "Otras actividades de servicios comunales, de asociaciones y personales" (532 CUP/ 21,28 dólares) y la educación (533 CUP/21,3 dólares).

Las estadísticas oficiales no incluyen los pagos por estímulos, usualmente pagados en CUC (la divisa cubana equivalente al dólar), ni los ingresos del emergente sector privado de la isla, donde ya trabajan más de medio millón de autónomos, para el 13% de la fuerza de trabajo en el país.

Los bajos salarios que la isla socialista paga a sus empleados estatales frente al elevado costo de los productos básicos en la isla, que importa el 80% de los alimentos que requiere, son objeto constante de críticas por parte de organizaciones internacionales y también de movimientos opositores.

Estas quejas también han salido a relucir en numerosas intervenciones durante la actual consulta popular del proyecto de nueva Constitución cubana, que se votará en referendo el próximo febrero.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel reconoció que los "salarios insuficientes" son una de las causas principales de la "inconformidad de los trabajadores", durante una visita el jueves pasado a una planta estatal de combustible.

La sanidad y la educación son de acceso universal y gratuito en Cuba, y sus ciudadanos reciben algunos alimentos básicos del Estado mediante la "libreta de abastecimiento".

Pero esa cartilla, que hace décadas llegó a cubrir gran parte de las necesidades de la población -incluso la ropa interior, los zapatos y los juguetes infantiles-, ha ido reduciendo la cantidad y tipo de productos subsidiados.

Cuba tiene como asignatura pendiente la eliminación de la doble moneda vigente: la moneda nacional, que es el peso cubano (CUP), y el peso convertible en divisa (CUC), con un valor artificial equivalente al dólar y que según la tasa oficial de cambio equivale a 25 CUP.

El Gobierno cubano ha reconocido la necesidad de unificar las dos monedas pero por el momento la medida sigue pendiente y sin fecha.