EFESan Salvador

El Banco Central de Reserva (BCR) de El Salvador puso bajo secreto la información sobre las remesas recibidas mediante la billetera gubernamental Chivo Wallet, desarrollada para promover el uso del bitcóin, según una resolución a la que Efe tuvo acceso.

El BCR se negó a revelar la cantidad de remesas recibidas entre septiembre de 2021, cuando el país adoptó oficialmente el bitcóin como moneda legal, y enero de 2022.

"Deniéguese el acceso a la información relativa a 'Cifras de recepción de remesas septiembre 2021 a enero 2022 por medio de Chivo Wallet', conforme a la clasificación de confidencialidad preexistente", respondió la entidad financiera el pasado 17 de febrero a una solicitud de acceso a información pública.

Indicó que dicha información es "clasificada como confidencial" a raíz de que la ley orgánica del BCR obliga a "guardar confidencialidad sobre los datos individuales proporcionados por las instituciones, entidades y personas".

Sin embargo, la referida resolución de la Oficina de Información y Respuesta del BCR no da cuenta de que en la solicitud se hayan pedido "datos individuales".

"Por tanto, no se puede brindar información por institución debido a que esta se encuentra clasificada como confidencial", subrayó la entidad.

De acuerdo con el BCR, solo en enero el país recibió 10 millones de dólares en remesas mediante billeteras digitales, el 1,8 % de los 552,7 millones de dólares registrados en dicho mes, sin detallar el nombre de la aplicación o si fueron recibidas en bitcóin.

Mediante la aplicación de teléfonos inteligentes Chivo Wallet se pueden realizar transferencias de dólares y bitcóin.

Esta no es la primera vez que una entidad financiera estatal de El Salvador pone bajo secreto información relacionada con el bitcóin.

El estatal Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) se negó a revelar la información sobre las operaciones realizadas en bitcóin con un fondo millonario aprobado por el Congreso e indicó que está bajo reserva, según conoció Efe.

La Unidad de Acceso a la Información (UAIP) de Bandesal admitió en octubre una solicitud en la que se le pedían 15 datos relacionados con estas operaciones y sobre la entidad que realiza las compras del criptoactivo en nombre del Gobierno de El Salvador, pero resolvió denegar toda la información.

La Asamblea Legislativa aprobó el 31 de agosto pasado la creación y financiación del Fideicomiso Bitcóin, llamado "Fidebitcoin", por 150 millones de dólares, que serviría para convertir dólares a bitcóin y viceversa.

Entre la información que se denegó, es decir que los ciudadanos no pueden conocer por la reserva, se encuentra el nombre de la institución que compra el bitcóin en nombre del Gobierno de El Salvador con fondos públicos.

Además de la cantidad de dinero desembolsada para comprar bitcóin para la entrega del bono de 30 dólares a los usuarios que descargaron y se registraron para usar la billetera gubernamental Chivo Wallet.

Tras esta resolución, tampoco se podrán conocer las direcciones digitales a las que se depositaron cada una de las compras de bitcóin realizadas con los fondos públicos que administra Bandesal.

El Salvador cumplió recientemente cinco meses desde que el bitcóin circula como moneda legal, marcados por la falta de transparencia en la gestión del millonario fondo, la falta adopción masiva y la suplantación de identidades para cobrar un bono dado mediante la billetera gubernamental.