EFERío de Janeiro

La situación del transporte en Brasil entró en una situación crítica por culpa de la pandemia del coronavirus, luego de que el 80,6 % de las empresas registrara una caída en la demanda en mayo y de que la mayor parte de esas compañías señalara que se trataba de un retroceso significativo.

Según un estudio divulgado este jueves por la Confederación Nacional del Transporte (CNT), esa abrupta caída de la demanda en mayo vislumbra un panorama oscuro para la mayoría de los transportadores, donde un 74,8 % prevé que la actual crisis traerá impactos negativos en sus negocios durante más de cuatro meses.

El estudio, que escuchó a 619 compañías de transporte de carga y pasajeros en todas las modalidades, reveló que la capacidad de pago del 63,8 % de las compañías está comprometida y que solo un 27 % de las transportadoras podía operar durante un mes más sin apoyo financiero.

Además de las dificultades que viene enfrentando, el sector alega que no ha contado con apoyo suficiente de los Gobiernos ni del sector financiero.

De acuerdo con el informe, casi la mitad de las compañías (42,2 %) han tenido que recurrir a créditos para capital de trabajo, pero al 44,8 % se les negó la solicitud.

Eso ha llevado a que varias compañías hayan tenido que reducir sus nóminas para bajar costos, una medida que ya ha adoptado de forma temporal el 45,6 % de las transportadoras, mientras que un 42,2 % decidió disminuir los salarios y la carga laboral y un 38,1 % despidió definitivamente a parte de su personal.

"Este escenario demuestra, de manera práctica, que las acciones anunciadas por los gobiernos (federal, regionales y municipales) para apoyar al sector durante la crisis de la COVID-19, aún no han llegado a las empresas y no han representado la ayuda de emergencia necesaria", señaló el presidente de la CNT, Vander Costa en la presentación del informe.

En este sentido, cerca de la mitad de las compañías (49,1 %) considera que el Gobierno debería eliminar los impuestos durante la pandemia y un 47,8 % de los transportadores destaca la necesidad de otorgar créditos con períodos de gracia extendidos y tasas de interés reducidas, y con condiciones de financiación adecuadas a la realidad de las empresas.

El estudio, realizado entre el 5 y 10 de junio, es el tercero de este tipo efectuado por la patronal de los transportistas para establecer el impacto de la pandemia en el sector en Brasil.

Brasil, el segundo país del mundo más castigado por la pandemia después de Estados Unidos, el nuevo coronavirus ya deja 46.510 muertes y 955.377 infectados.

La pandemia provocó una grave crisis económica en el país y la paralización de actividades puede hundir a Brasil este año en la mayor recesión en su historia, con una retracción del PIB que los economistas calculan en el 6,50 % y la pérdida de más de cinco millones de empleos.