EFELa Habana

En el habanero "paladar" San Cristóbal el bullicio y tintinear de las vajillas habituales hasta hace unas semanas ha dado paso a un silencio preocupado tras la decisión de Estados Unidos de vetar los cruceros a Cuba y restringir, aún más, las visitas de sus ciudadanos al país vecino.

Este restaurante privado fue uno de los negocios que este viernes quiso protestar contra las nuevas políticas de la Administración de Donald Trump, que en pocos días han provocado un vertiginoso descenso del número de estadounidenses que llegan a Cuba y que en los últimos años se habían convertido en sustento para muchos habaneros.