EFENueva York

El tráfico en tiendas minoristas ha bajado un 28,3 % durante el Black Friday (viernes negro) de EE.UU. comparado con niveles registrados en 2019, antes de la pandemia, según cifras preliminares de Sensormatic Solutions.

El informe, que analiza una de las jornadas de mayor consumo del año, revela que las tiendas físicas aun no se han recuperado completamente de los efectos del coronavirus, aunque sí señala que, frente a las cifras de 2020, la presencia de compradores este año ha aumentado un 47,5 %.

Pese a que el tráfico en tiendas este año aun no ha vuelto a niveles prepandemia, los analistas sí que esperan que sea el día más concurrido del año.

En concreto, las tiendas recibieron más compradores en la región sur de EE.UU., mientras que la menor concurrencia se registró en el noreste del país.

Por otra parte, los datos de Adobe Analytics apuntan que el nivel de consumo online en Black Friday también descendió desde el año pasado, puesto que se gastaron un total de 8.900 millones de dólares, por debajo de los 9.000 que se gastaron en la misma jornada de 2020, una cifra récord.

Adobe, que analiza más de un billón de visitas a tiendas en internet en EE.UU., señaló que se trata de la primera vez que el consumo en la red desciende frente al año anterior.

El día de Acción de Gracias, previo al Black Friday, los consumidores estadounidenses gastaron 5.100 millones de dólares en internet, por lo que no se han registrado grandes cambios en comparación con años anteriores, unos números que, según los analistas, muestran que cada vez se está empezando antes con las compras navideñas, ya en el mes de octubre.

"Los compradores están siendo estratégicos en su compra de regalos, comprando mucho antes y siendo flexibles con cuándo lo hacen para asegurarse de que obtienen los mejores precios", explicó el analista jefe de Adobe Digital Insights, Vivek Pandya.

Adobe prevé que este Ciberlunes sea la jornada de mayor gasto online del año, con compras valoradas entre 10.200 y 11.300 millones de dólares.

La compañía también señaló que, con los problemas en la cadena de suministro de EE.UU., varios serán los productos de los que ya no queden existencias, y apuntó que, hasta este viernes, los mensajes de "fuera de stock" de las páginas web de minoristas han aumentado un 124 % en comparación con cifras prepandémicas.