EFEBuenos Aires

El sindicato de trabajadores del metro de Buenos Aires acudió a la Justicia para solicitar la retirada de piezas con amianto, una sustancia cancerígena, de la red de transporte subterráneo de la capital, informaron este martes representantes del sindicato en una rueda de prensa.

El abogado de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y el Premetro (AGTSyP), Guillermo Gianibelli, detalló que el pasado viernes se interpuso una acción legal contra el Gobierno de la ciudad, "directo responsable por el mantenimiento de las instalaciones", la empresa de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), "titular directo del servicio", y la empresa concesionaria Metrovías.

A los demandados se les solicita una "recomposición del daño ambiental", lo que supone el retiro de todas las piezas con amianto, la "prevención del daño a la salud" mediante estudios médicos a los trabajadores, y la financiación la creación del "Instituto para la Prevención, Capacitación y Tratamiento del Amianto".

Además prestaron una querella contra la empresa Metro de Madrid por la venta de trenes con amianto -también llamado asbesto- en 2011, al igual que hizo SBASE el pasado 21 de octubre, aunque el sindicato considera responsable a las dos partes por la transacción.

"Si SBASE reclama al Metro de Madrid nosotros reclamamos a SBASE y al Metro de Madrid" aseguró Gianibelli.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la ciudad explicaron a Efe que "el plan de desasbestización está avanzando", pero consideraron que "hay algunas internas políticas entre el sindicato que impiden avanzar tan rápido" como quisieran.

Gianibelli aseguró que desde el Ejecutivo de la ciudad compraron los trenes a la capital española sabiendo que estos contenían una sustancia prohibida por las leyes de los dos países.

"En un periodo donde ya el asbesto (amianto) está prohibido y no se puede ni manipular ni comercializar, el Gobierno de la ciudad ha hecho caso omiso a eso y ha comprado trenes con asbesto", subrayó.

Otra de la medidas que reclaman es que el Gobierno de la ciudad realice exámenes para determinar la presencia de amianto en el organismo de los trabajadores.

El sindicato emprendió una acción colectiva que incluye como parte querellante a "todos aquellos que han estado vinculados de algún modo con el Subte (metro) de Buenos Aires en los últimos 40 años".

Junto al abogado compareció el secretario general de AGTSyP, Roberto Pianelli, quien detalló que además del reclamo ante la Justicia mañana se realizará un paro en el transporte subterráneo de la ciudad, que tendrá cortadas tes líneas en las primeras horas de la jornada y otras tres en horario nocturno.

La doctora Lilian Capone explicó que "el amianto es una fibra, tiene forma de hilo de agua, que ingresa por vías respiratorias y queda en el interior del pulmón".

"El amianto trae inflamación, fibrosis y cáncer", agregó Capone.

Por el momento ninguno de los trabajadores ha sido diagnosticado con cáncer aunque varios desarrollaron "engrosamientos pleurales" que pueden estar relacionados con la exposición a la sustancia.

Según la doctora, el número de afectados no supera las cifras medias a nivel internacional, aunque detalló que falan más de 4.000 trabajadores por someterse a los estudios.

"Es un porcentaje que está dentro de los rangos internacionales, pero también hay que decir que no hay muchos estudios de patología laboral", concluyó Capone.