EFEMedellín (Colombia)

Emprendedores colombianos encontraron en el trabajo asociativo y solidario un vehículo para dinamizar la economía de sus comunidades y mejorar las condiciones de vida al hacer las empresas sostenibles en el tiempo.

De manera casi instintiva emergieron proyectos como Panela Gusta Más, Mutual San Javier y la Asociación Integral Agrícola y Pecuaria Torres y Amigos (Asitapur), pero fue a través de un programa de capacitación y fortalecimiento ejecutado por la corporación Interactuar que el abanico de posibilidades se abrió para varios líderes.

En el Urabá (noroeste), la región bananera de Colombia, Carlos Torres Pacheco vio en el cacao una forma de progreso y conformó junto a sus diez hermanos una asociación para producirlo y, de paso, diversificar los cultivos tradicionales en el municipio de Necoclí.

Para Torres, a través de la economía solidaria y las mejoras en los procesos de producción, Asitapur ha marcado una "gran diferencia en la región" por la manera en la que "nos unimos para trabajar", además de "la calidad de nuestro cacao".

En la actualidad cuenta con viveros, en donde producen la semilla, y asistencia técnica en cada lote de los asociados para garantizar un buen producto, que proyectan en un futuro exportar, pues han logrado producir "un cacao diferenciado en aroma y sabor".

En Medellín destaca entre las Unidades Productivas Asociativas (UPA) la Mutual San Javier, que ha beneficiado a la población de bajos recursos en la Comuna 13 bajo los principios de "la ayuda mutua y solidaridad" con servicios de ahorro, crédito, salud, educación y seguro exequial.

La directora administrativa de Mutual San Javier, Nelly Janed Díaz, explicó a Efe que el objetivo de las mutuales es generar la cultura de la ayuda, "algo como: hoy por mí, mañana por ti".

Y es que los últimos años, la Mutual San Javier experimentó una "transformación" con los programas de fortalecimiento de Interactuar, que le permitieron desde ajustar la imagen corporativa hasta mejorar la infraestructura de la sede y ampliar el portafolio de servicios para "visualizar otro panorama".

"Hemos mejorado la calidad de vida de nuestros asociados (2.700 en la actualidad) y promovido el ahorro con un modelo para todos", contó Díaz, quien precisó que tienen entre sus miembros a empleadas domésticas, repartidores de periódicos, vendedoras de productos por catálogo, albañiles y vendedores ambulantes.

Con una filosofía similar, pero con un origen distinto, surgió hace 30 años en el municipio de Campamento (noroeste) Panela Gusta Más, una empresa que María Eumelia Aristizábal edificó con las hectáreas sembradas en caña que recibió como herencia familiar.

"No solo hemos salido adelante sino que ayudamos a las personas de la región que trabajan con nosotros", señaló Aristizábal.

Aprender a llevar registros y realizar análisis de suelos, mejoramientos hechos con el respaldo de expertos, le ha permitido afianzar la siembra de caña y procesamiento para comercializar panela, producto con el que generan nueve empleos.

Claudia Patricia Vasco, gerente de proyecto de Interactuar, manifestó han conseguido fortalecer modelos de negocio de empresas creadas por emprendedores con la dinámica asociativa al detectar las áreas puntuales para intervenir.

"El impacto que se puede ver de forma inmediata con mejoras en la calidad de vida. Al ser unidades asociativas, todos participan y se apropian", dijo a Efe Vasco.