EFEBuenos Aires

Decenas de familias afectadas por la crisis económica en Argentina protestaron este miércoles frente al Banco Central de Buenos Aires por el ya inasumible aumento de sus hipotecas, que se ve agravado por la crecida inflacionaria.

"Estos créditos hipotecarios fueron promovidos por el Gobierno y firmados por el Congreso. Es la única forma de que salga este tipo de vivienda única y familiar, así lo vendieron en el Gobierno", dijo en diálogo con Efe Carla Solís, una de las afectadas por los aumentos en las cuotas del préstamo hipotecario en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).

Cerca de 170.000 familias en todo el país se beneficiaron de estos créditos que aseguraban una primera vivienda hace apenas un año, y el Gobierno de Mauricio Macri, como denuncian, les aseguró una cuota del 15 % de aumento anual que ascendería, previsiblemente, menos de un dígito anual.

Las cuotas a las que se enfrentan ahora han subido cerca de un 50 % en el último año, casi como lo ha hecho el índice oficial de inflación, que cerró el pasado año en 47,6 %, la cifra más alta en los últimos 27 años.

"El Gobierno no toma medidas, siente que no es responsable de esta situación", recalcó Solís.

El aumento de los pagos, "inasumibles" con los bajos sueldos de las familias, ha provocado que, lo que comenzó en un grupo de Facebook, se transforme en el reclamo de decenas de familias bajo la consigna Hipotecados UVA Autoconvocados.

"Para fin de año yo voy a perder mi casa, y lo peor de esto, lo peor que nos hicieron es que la deuda que nosotros le debemos al banco aumenta mes a mes", concluyó Solís.

Con las llaves de sus casas en la mano y a las puertas del Banco Central, los autoconvocados reivindicaron que sus viviendas "no son un negocio", algo de lo que sienten que el Gobierno les acusa.

"Proyectando esto a un futuro es algo que nunca se va a acabar, desde la esfera del Gobierno te dicen que hicimos negocio, nosotros lo que estamos buscando y yo lo que busqué es mi casa, mi hogar, mi primera vivienda", transmitió Liliana Mara, otra de las afectadas.

A pesar de vivir sola, su caso no es muy distinto del que defiende el resto de las familias.

Su sueldo se correspondía con lo necesario para que le concedieran el crédito, pero en la actualidad ya no es así.

"El tema no es nada más la cuota, sino el valor UVA, que va subiendo día a día. Yo empecé con un valor de 21 % y ahora está a 35 %", lamentó Mara residente en el barrio porteño de Liniers.

Aunque aseguran tener abogados que les asesoran, subrayan que se sienten solos frente a los bancos que les facilitaron el crédito, e ignorados por el Ejecutivo.

En un año electoral en Argentina, los Hipotecados UVA Autoconvocados anuncian que no pararán hasta conseguir que el Gobierno se haga cargo del error que le señalan, y que paralice unos pagos que dentro de pocos meses, si continúa creciendo la crisis económica al ritmo actual y disparándose el dólar como hasta ahora, ninguna de las familias podrá asumir.