EFEAsunción

El ministro de Hacienda de Paraguay, Benigno López, aseguró este jueves a los medios que el Gobierno no teme que la aprobación del Presupuesto General de la Nación (PGN) provoque protestas sociales como las que se están viviendo en otros países de la región, como Chile o Ecuador.

López sostuvo que las revueltas regionales son "absolutamente ideológicas" y no responden a motivos económicos, a pesar de que las protestas en Ecuador arrancaron por la oposición a las medidas económicas anunciadas por el Gobierno de Lenin Moreno en el marco de un acuerdo crediticio con el FMI y las de Chile responden al hartazgo de parte de la ciudadanía por las altas tarifas de luz o gas, el nulo reparto del sistema de pensiones o los deficientes servicios de salud pública.

"Lo de la región es absolutamente ideológico. No son cuestiones económicas, son reclamos históricos y no se puede pretender resolver un reclamo histórico en un año", apuntó el titular de Hacienda.

También agregó que esas revueltas "están organizadas", ya que ese tipo de sucesos "no salen así espontáneamente", aunque se abstuvo de buscar culpables.

En el caso de Paraguay, el ministro señaló que "los que se van a quejar son los funcionarios públicos" y sostuvo que la ciudadanía solo debería salir a las calles "si el presupuesto sale mal".

"Además, el presupuesto no le afecta a la gente normal", añadió.

El Ejecutivo paraguayo presentó al Congreso un proyecto de PGN 2020 de más de 85,5 billones de guaraníes (13.500 millones de dólares), un 6,6 % más que el presupuesto inicial de 2019.

Sin embargo, los distintos ministerios y secretarías han solicitado pedidos de ampliación de más de 647 millones de dólares, a pesar de las recomendaciones de austeridad y de las alusiones a la desaceleración de la economía, tanto paraguaya como regional, por parte del Ejecutivo.

Ante estos reclamos, se ha comenzado a hablar de la posibilidad de vetar el presupuesto, aunque desde el Gobierno prefieren mantener la cautela y esperar al tratamiento parlamentario del PGN.

"Todas las posibilidades están en la cancha", dijo López, al tiempo que insistió en que "el veto es la última opción".

No obstante, el país ya tiene experiencia en vetar el presupuesto, como ocurrió en 2016, durante el Gobierno de Horacio Cartes (2013-2018), del Partido Colorado, quien vetó el presupuesto de ese año y administró el país con la ley de 2015.

"Si la ley de este año va a ser mejor que la que se aprueba, el veto es una opción. Pero el veto no es nomás que el presidente (Mario Abdo Benítez) veta; el veto requiere la aprobación de una de las Cámaras también", recordó el titular de Hacienda.

El PGN 2020 se encuentra en fase de estudio en la Comisión Bicameral del Congreso, que deberá emitir un dictamen al respecto antes del 1 de noviembre para que se trate en la Cámara de Diputados y Senadores.