EFENueva York

El gigante bancario JPMorgan Chase batió previsiones en el conjunto del año 2017 pese a anunciar hoy un impacto negativo extraordinario en sus cuentas del último trimestre derivado de la reforma fiscal en Estados Unidos.

El banco ganó 24.441 millones de dólares en 2017, un 1 % menos que el año anterior, tras sufrir una caía de sus beneficios del 37 % en el último trimestre por una carga extraordinaria única de 2.400 millones de dólares como consecuencia de la reforma fiscal.

El mayor grupo bancario de Estados Unidos por volumen de activos justificó ese impacto negativo extraordinario y único debido, entre otras cosas, al gravamen que las empresas tienen que pagar para repatriar beneficios en el extranjero con la nueva legislación.

En todo caso, JPMorgan Chase aseguró hoy que la nueva normativa fiscal que fue ratificada a finales de diciembre por el presidente estadounidense, Donald Trump, tendrá un "resultado positivo significativo" para el país.

"Las empresas estadounidenses serán más competitivas a nivel mundial, lo cual terminará beneficiando al conjunto de los estadounidenses", dijo el presidente y consejero delegado del banco, Jamie Dimon, al presentar sus resultados financieros.

JPMorgan precisó hoy que para el año fiscal 2018 espera un tipo impositivo efectivo en torno al 19 %, beneficiado por la rebaja en el impuesto aplicado a las ganancias corporativas con la nueva normativa tributaria, que pasa del 35 % al 21 %.

El banco precisó hoy que su beneficio neto por acción en el conjunto de 2017 fue de 6,31 dólares, mejor de lo que habían previsto los analistas, mientras que su facturación superó los 99.600 millones de dólares, un 4 % más que el año anterior.

En cuanto a los resultados trimestrales, a los que más atención prestaban hoy los expertos en Wall Street, JPMorgan ganó 4.232 millones de dólares, una caída del 37 % respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a la mencionada carga extraordinaria.

En todo caso, el banco destacó hoy la buena marcha de su negocio de banca comercial en el último trimestre, con un aumento récord de sus ganancias del 39 %, hasta los 957 millones de dólares, y un incremento de su facturación del 20 %, hasta los 2.350 millones.

La entidad de Nueva York precisó que tuvo un beneficio neto por acción de 1,07 dólares entre octubre y diciembre pasados, mientras que su facturación superó los 24.100 millones de dólares, un 3 % más respecto a los ingresos del último trimestre de 2016.

"El 2017 ha sido un año récord en muchos aspectos para JPMorgan Chase, con un aumento de nuestra cartera de clientes y un beneficio neto por acción récord", destacó Dimon en el comunicado que acompaña a los resultados financieros del banco.

Unas cuentas que superaron las previsiones de los analistas y que estaban siendo bien recibidas en Wall Street, donde una hora después de la apertura de la jornada bursátil sus acciones subían casi un 1 % en la Bolsa de Nueva York (NYSE).

Desde que comenzó el año, los títulos de JPMorgan, uno de los treinta valores que forma parte del Dow Jones, han subido casi un 5 %, en medio de la euforia que viven los mercados hace semanas, y en en los últimos doce meses se han revalorizado casi un 30 %.

Finalmente, el gigante bancario comunicó que en el último trimestre del año repartió entre sus accionistas unos 6.700 millones de dólares a través del pago de dividendos y de su programa de recompra de acciones.