EFESao Paulo

La compañía aérea Azul, la tercera mayor de Brasil, registró entre enero y septiembre pérdidas por 10.754 millones de reales (unos 1.965 millones de dólares), un resultado todavía impactado por la pandemia del nuevo coronavirus que redujo el número de vuelos, informó este lunes la aerolínea.

Las pérdidas hasta septiembre superan ampliamente los noventa millones de reales negativos (unos 16,4 millones de dólares al cambio actual) que se contabilizaron en los nueve primeros meses de 2019.

En el tercer trimestre de 2020, las pérdidas alcanzaron los 1.226 millones de reales (unos 224,1 millones de dólares), ante un resultado negativo de 550,5 millones de reales (unos 100,6 millones de dólares al cambio actual) en el mismo período del año pasado.

En un comunicado, el presidente de Azul, John Rodgerson, destacó que durante toda la pandemia la compañía fue la "única en el continente" que mantuvo su liquidez "sin hacer uso de caja" y eso le permitió acompañar la "recuperación de la demanda doméstica en Brasil, que ha sido una de las más rápidas del mundo".

Según el balance divulgado este lunes, la facturación neta en los primeros nueve meses del año fue de 4.009 millones de reales (unos 732,9 millones de dólares), un 54,4 % menos respecto a la del período enero-septiembre de 2019.

Para el tercer trimestre, los ingresos fueron de 805,3 millones de reales (unos 147,2 millones de dólares), que suponen una contracción del 73,4 % frente al mismo período del año pasado.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) en los tres trimestres sumó 309,8 millones de reales (unos 56,6 millones de dólares) con una reducción del 87 % respecto al mismo periodo del año anterior.

Entre julio y septiembre de este año el Ebitda fue de 198,3 millones de reales (unos 36,2 millones de dólares), un saldo inferior en un 78,4 % al que se presentó en el tercer trimestre de 2019.

La deuda de la compañía al 30 de septiembre de este año era de 18.000 millones de reales (unos 3.29 millones de dólares), un 4,8 % menos frente al cierre del segundo semestre, en junio.

Las inversiones, por su parte, fueron de 263 millones de reales (unos 48 millones de dólares) en los rimeros nueve meses del año, un 71,7 % por debajo de las cifras del mismo período de 2019.

En 2019, la compañía obtuvo un beneficio neto de 823,7 millones de reales (unos 151,1 millones de dólares al cambio actual), frente a un perjuicio de 409,5 millones de reales (unos 75,1 millones de dólares al cambio actual) en 2018.

A través del consorcio Gateway, integrado por el empresario portugués Humberto Pedrosa y el brasileño-estadounidense David Neeleman (dueño de la aerolínea brasileña), Azul tiene igualmente una participación del 45 % en la portuguesa TAP, compañía aérea controlada por el Estado del país ibérico.