EFERío de Janeiro

La telefónica brasileña Oi, una de las mayores del ramo en el país e inmersa en un profundo proceso de reestructuración tras declararse en bancarrota en 2016, anunció este viernes la venta, por 1.000 millones de dólares, de su participación en una telefónica africana a la petrolera angoleña Sonangol.

Del valor total del negocio concertado por Africatel -una subsidiaria de Oi-, la Sociedad Nacional de Combustibles de Angola (Sonangol) pagó este viernes 699,1 millones de dólares y a finales de julio entregará otros 240 millones de dólares, informó la brasileña en un comunicado al mercado.

La compañía petrolera ya había depositado 60,9 millones de dólares antes de la transferencia de las acciones del holding PT Ventures SGPS.

Africatel vendió toda su participación en el PT Ventures SGPS, una sociedad de derecho portugués que es dueña del 25 % de la compañía Unitel y del 40 % de Multitel, ambas angoleñas.

De acuerdo con la Oi, la operación, que representará un flujo mínimo mensual de 40 millones de dólares a partir de febrero, se enmarca dentro del Plan de Recuperación Judicial que adelanta junto con sus filiales; mejorará la liquidez de la compañía y permitirá centrar las operaciones en Brasil.

"La entrada de nuevos recursos y la reducción de gastos debido a la desvinculación con litigios en curso proporcionará un aumento en la liquidez financiera y una mejora en el flujo de caja de Recuperaciones", señaló la compañía en el hecho relevante.

La Oi se declaró en bancarrota en junio de 2016 para poder seguir operando y desde entonces buscó reorganizar con sus acreedores el pago de deudas por valor de unos 65.000 millones de reales (hoy 15.800 millones de dólares).

Telefónica Brasil, filial de la española Telefónica en el país suramericano, dijo en octubre pasado que está dispuesta a evaluar una eventual compra de activos de Oi.

Dentro del plan de reestructuración con el que se ha comprometido, la Oi pretende centrarse en el negocio de la fibra óptica y aquellos de mayor valor agregado.