EFESantiago de Chile

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió hoy de que la región se está quedando "atrás" a causa de la contracción de las exportaciones, que este año caerán un 5 %, según datos difundidos hoy por esta entidad de Naciones Unidas.

"Nos estamos quedando atrás", alertó la secretaria ejecutiva de de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación este miércoles del informe anual "Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe 2016".

Según el documento, el valor de las exportaciones en América Latina caerá por cuarto año consecutivo y se contraerá un 5 % debido al "menor dinamismo de la demanda mundial" por sus productos y la "creciente incertidumbre" de los mercados.

"La participación de las exportaciones mundiales de bienes y servicios de la región no ha podido avanzar. Estamos por debajo del 6 %, mientras que los países asiáticos han incrementado su participación en el comercio mundial a un 25 %", explicó Bárcena.

El informe da cuenta de que la participación de la región en las exportaciones mundiales de bienes y servicios ha retrocedido especialmente en el caso de los bienes de "alta tecnología y los servicios empresariales, financieros y de telecomunicaciones en comparación con Asia, especialmente con China".

"El panorama comercial de nuestra región no es muy auspicioso. Por un lado, tenemos que las exportaciones van a caer un 5 % y las importaciones un 9 %. Esto completa cuatro años de contracción", agregó la responsable del organismo de la ONU.

La caída de las exportaciones de la región, que este año registrarán una disminución del 5 %, será sustancialmente menor a la de 2015, cuando se produjo una disminución del 15 %.

Esta menor contracción se debe, fundamentalmente, a un "descenso de los precios de productos de la canasta exportadora", según la Cepal.

En tanto, las importaciones se reducirán en un 9,4 %, cifra próxima a la registrada en 2015, cuando cayeron un 10 %.

El informe proyecta para 2016 una caída de un 7,3 % de las importaciones de bienes de capital, mientras que los insumos intermedios lo harán en un 10 %.

"En América Latina no producimos muchos bienes intermedios o bienes de capital. Esta caída de importaciones (de este tipo de bienes) define mucha de la producción y ese es el punto. Ojalá la región produjera sus propios bienes, pero no lo hace ni tampoco importa", señaló la secretaria general.

Bárcena consideró que la situación es "preocupante" puesto que la fuerte caída de las importaciones debilitará las perspectivas de inversión y crecimiento de la región.

En este contexto, la reducción del comercio intrarregional, estimada en -10 %, implica una caída mucho mayor a la de las exportaciones al resto del mundo, tal como ocurrió en el trienio previo, siendo la dinámica especialmente negativa en el comercio entre las economías de América del Sur.

"No hemos logrado dinamizar nuestro mercado interno cuando existen problemas externos y eso lo deberíamos analizar", aseveró Bárcena, quien añadió que este es un tema sobre el que la Cepal quiere llamar "profundamente la atención".

Entre enero y junio de 2016, la variación del valor de las exportaciones dentro de la Comunidad Andina de Naciones cayó un 19,1 %, mientras que en la Alianza del Pacífico lo hizo en un 12 % y en el Mercosur en un 11,7 %.

"Si hoy por hoy la inserción de la región hacia el mundo es compleja, quizás uno de los temas que deberíamos apuntalar con mayor fuerza es justamente el comercio intrarregional", recalcó.

Por primera vez el informe presentó proyecciones del comercio exterior regional para el período 2017-2020, las cuales indican una modesta recuperación, pues estiman que la tasa media anual crecerá cerca del 3 % tanto para las exportaciones (2,9 %) como para las importaciones (3,1 %).

Para superar las tensiones de la globalización y la difícil coyuntura del comercio de la región, el informe recomienda a los países "avanzar en la diversificación y la integración" y "acelerar el avance en la agenda de facilitación de comercio".

Asimismo, propone "impulsar la convergencia entre los bloques de integración", "avanzar hacia un mercado regional digital" e "implementar políticas industriales y comerciales consistentes con la revolución tecnológica y un gran impulso ambiental".