EFERío de Janeiro

Great Wall Motors, la mayor fabricante privada de automóviles de China, adquirió la fábrica de automóviles que Mercedes-Benz desactivó en diciembre pasado en Brasil y en la que producía el sedán Clase C y el suv GLA, informó este miércoles la multinacional de origen alemán.

El negocio, cuyo valor no fue divulgado, permitirá que Great Wall Motors, que desde hace diez años estudia su ingreso al mayor mercado latinoamericano, comience a producir hasta 100.000 vehículos por año en la planta de Iracemápolis, municipio en el interior del estado brasileño de Sao Paulo.

La llegada a Brasil se produce en medio de un plan de internacionalización del fabricante chino, que en los dos últimos años comenzó a fabricar vehículos en Rusia y Tailandia, y tiene un proyecto para producir igualmente en India, donde adquirió una planta que pertenecía a General Motors.

De acuerdo con Mercedes-Benz, la venta a la empresa china incluye el terreno de 1,2 millones de metros cuadrados, las edificaciones y los actuales equipos de producción en Iracemápolis, pero del negocio fueron excluidos un campo de pruebas y un centro de desarrollo.

"La venta de esta fábrica forma parte de la estrategia de Mercedes-Benz para optimizar su red de producción. Con Great Wall Motors encontramos un comprador que le dará a la fábrica de Iracemápolis y a la región una nueva perspectiva para el futuro", explicó la montadora en un comunicado.

El fabricante alemán informó en diciembre la suspensión de sus operaciones en Iracemápolis por la crisis económica enfrentada por Brasil, que se agravó por la pandemia de la covid y desplomó las ventas de vehículos, pero aclaró que mantendrá en funcionamiento su fábrica de camiones y autobuses en Sao Bernardo do Campo y la planta en que produce cabinas para camiones en Juiz de Fora.

La fábrica de Iracemápolis fue inaugurada en 2016 y exigió entonces una inversión de 170 millones de euros.

Great Wall Motors, fundada en 1984, es un importante productor de camionetas y suvs de las marcas Great Wall, Haval, WEY y ORA, de los que produjo 1,1 millones de unidades el año pasado.

En Suramérica la empresa tiene una pequeña montadora en Ecuador y vende sus modelos en Uruguay, Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Chile, país este último en el que cuenta con su mayor mercado, con 2.400 vehículos vendidos el año pasado.

Pese a que el fabricante chino aún no ha informado cuándo iniciará operaciones en Brasil y qué modelos producirá, por ahora registró en el país la patente de dos vehículos, el SUV Haval H6 y la camioneta Serie P.