EFESan José

La dificultad y desigualdad para tener acceso a créditos y el alto costo de la formalización, son los principales limitantes que deben enfrentar las mujeres emprendedoras de Centroamérica y República Dominicana, según un informe presentado este martes.

El Centro Latinoamericano de Innovación y Emprendimiento (CELIEM) presentó el I Monitor de 2022 sobre Empresarialidad Femenina en la Región Centroamericana y República Dominicana, un estudio que recopiló la opinión de 630 mujeres emprendedoras y pequeñas empresarias.

Entre los principales hallazgos se encuentran que el 52 % de las empresarias consultadas expresó que no existen condiciones de igualdad en el acceso al financiamiento y más del 60 % financian sus actividades empresariales con recursos propios, mientras que los altos costos de la formalización (45 %) es otro de los obstáculos que deben enfrentar.

"La región presenta un ecosistema con importantes tareas pendientes para garantizar condiciones de igualdad que permitan el crecimiento de las mujeres empresarias, pese a que el 63 % consideran que tienen un entorno favorable para el desarrollo de sus emprendimientos", afirmó en la presentación el director ejecutivo de CELIEM, Luis Álvarez.

Según el informe, un alto porcentaje manifestó que en sus países existen programas para el impulso de las mujeres empresarias. Sin embargo, cerca del 40 % expresó que es carente la existencia de políticas públicas que garanticen su sostenibilidad.

Además, los altos costos de formalización y los trámites de tipo legal y administrativo constituyen parte de los principales obstáculos para el impulso de sus emprendimientos, aspecto que coincide con los principales elementos del III Monitor de 2021.

Los datos indican que la principal motivación para emprender fue la necesidad de generar ingresos (45 %) y la satisfacción personal (32 %), mientras que sus ingresos son destinados mayoritariamente a la economía familiar.

Otros de los retos que deben enfrentar al tomar su decisión de iniciar una empresa son la recarga de las responsabilidades de la vida familiar (33 %) y el miedo a fracasar (31 %).

"Pudimos identificar que la orientación está delimitada por su aspiración de mayores oportunidades de ingresos en donde el peso del cuido y la responsabilidad familiar representan un factor determinante para su crecimiento empresarial", explicó Álvarez.

El estudio también evidenció que, al analizar el nivel de involucramiento femenino, existen desafíos relevantes en lograr incrementar el liderazgo, participación y empoderamiento de las mujeres en el sector empresarial.

Por ejemplo, el 63 % de las encuestadas mencionaron que un 40 % de los cargos administrativos en sus empresas son ocupados por mujeres, mientras que solo 15 % recurre a contratación femenina para ejecutar las tareas técnicas y a nivel de cargos directivos.

Pese a que un 64 % de las mujeres son propietarias, solamente el 53 % de ellas ocupan la presidencia de la junta directiva de su negocio.

La encuesta fue realizada del 22 de febrero al 1 de abril de 2022, con una participación de 630 mujeres empresarias de pequeñas y medianas empresas de la región. La recolección fue de forma digital.