EFEWashington

La Reserva Federal de EE.UU. (Fed) dejó este miércoles sin cambios los tipos de interés en un rango de entre 0 % y 0,25 %, pero adelantó que la elevada inflación que se vive en el país supondrá que haya una subida probablemente en marzo.

Aunque en el comunicado oficial emitido al término de su reunión de dos días el banco central estadounidense se limitó a indicar que se espera una subida de los tipos "pronto", en una rueda de prensa posterior, el presidente de la institución, Jerome Powell, especificó que lo más probable es que sea en marzo.

"El comité (de la Fed) se decanta por subir los tipos de interés en la reunión de marzo, asumiendo que las condiciones sean las adecuadas para hacerlo, pero seguimos con los ojos puestos en todos los riesgos", indicó Powell.

TEMPORALIDAD DE ÓMICRON

El presidente del organismo financiero dijo que prevé que los problemas en la economía causados por la variante ómicron del coronavirus se alivien en las próximas semanas y que la fortaleza de la recuperación se mantenga.

Powell también aseguró que el mercado laboral estadounidense se encuentra en un momento de tanto dinamismo, con muchas más ofertas de trabajo que gente desempleada, que existe espacio suficiente como para subir los tipos de interés sin perjudicar al empleo.

En este sentido, indicó que el sentir mayoritario en la institución que dirige es que el cambio a una política monetaria más restrictiva que la mantenida durante los pasados dos años de pandemia es algo que beneficiará tanto a la lucha contra la inflación como al mantenimiento del buen ritmo de empleo.

LA INFLACIÓN, AL 7 %

La tasa interanual de inflación en Estados Unidos subió en diciembre hasta el 7 %, dos décimas por encima de la de noviembre y la cifra más alta registrada desde 1982, según la Oficina de Estadísticas Laborales del país.

Por otro lado, el banco central estadounidense también decidió seguir con la reducción del ritmo mensual de compra de bonos, y planea eliminarlo por completo a principios de marzo.

En este sentido, el organismo financiero indicó que a partir de febrero pasará a comprar únicamente bonos por valor de 30.000 millones de dólares, tras haber ido reduciendo paulatinamente esta cifra desde los 120.000 millones mensuales.

A principios de enero, Powell ya defendió en una intervención ante un comité del Senado de EE.UU. que el organismo que dirige debe priorizar en estos momentos la lucha contra la inflación frente a la consecución del pleno empleo, los dos objetivos asignados al banco central estadounidense.

POWELL BUSCA REPETIR MANDATO

En esa ocasión, el máximo responsable del organismo -que fue propuesto por el presidente Joe Biden para optar a un segundo mandato al frente de la entidad- aseguró que no existe "ninguna base legal" para preferir el pleno empleo a la estabilidad de precios o viceversa.

"Son iguales. Sin embargo, en distintos momentos uno de ellos puede desviarse más del objetivo y ese es en el que debemos centrarnos un poco más. A veces es el pleno empleo y a veces ese es la inflación. Yo creo que ahora es la inflación", dijo ante los senadores.

La confirmación de Powell para repetir mandato al frente de la Fed parece prácticamente garantizada al contar con apoyos tanto de la mayoría demócrata como de la minoría republicana.

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. publicará los datos de inflación relativos a enero el próximo 10 de febrero y la Fed se reunirá para tomar una decisión sobre los tipos de interés el 15 y 16 de marzo.