EFENueva York

Berkshire Hathaway, la firma del multimillonario inversor Warren Buffett, cerró 2019 con un beneficio neto de 81.417 millones de dólares frente a los 4.021 millones del año anterior, en buena parte gracias a una norma contable muy criticada por el propio magnate.

Según las cuentas dadas a conocer este sábado, unos 53.700 millones de ese beneficio neto están vinculados a la subida del valor de acciones que el fondo con sede en Omaha (Nebraska) tiene en su poder y que, según las normas actuales, debe incluir a pesar de que los títulos no se vendieron y, por tanto, no generaron ese retorno.

Warren, que en el pasado ha criticado esas reglas contables, apunta a los beneficios operativos como una forma más fidedigna de ver la marcha de su compañía. En 2019, esos beneficios operativos ascendieron a 23.972 millones de dólares, por debajo de los 24.781 millones del año anterior.

El año pasado, de hecho, no parece haber sido demasiado bueno para Berkshire Hathaway, cuya cartera de acciones ganó un 11 %, claramente por debajo del 31,5 % que avanzó el selectivo S&P 500, el indicador más usado para analizar la marcha general de Wall Street.

La firma cerró el ejercicio con unas enormes reservas de efectivo, de unos 128.000 millones de dólares, una situación que vincula a la falta de buenas oportunidades para hacer grandes adquisiciones.

En el último trimestre de 2019, la compañía de Buffett obtuvo un beneficio neto de 29.159 millones de dólares, frente a las pérdidas de 25.392 millones que se había anotado un año antes por la caída del valor de sus acciones del gigante alimentario Kraft Heinz.

En términos operativos, el beneficio entre octubre y diciembre fue de 4.420 millones de dólares, por debajo de los 5.720 millones del mismo periodo en 2018.

Junto a las cuentas, Berkshire Hathaway difundió este sábado la esperada carta anual de Buffett, en la que el veterano inversor quiso dar tranquilidad sobre el futuro de la firma en caso de que él o su vicepresidente, Charlie Munger, fallezcan.

"Su compañía está preparada al 100 % para nuestra marcha", dijo a los accionistas el magnate de 89 años.

Buffett anunció que en la próxima junta anual de Berkshire Hathaway los accionistas podrán plantear sus consultas no sólo a él y a Munger, como es habitual, sino también a los ejecutivos Greg Abel y Ajit Jain, que se perfilan como los sucesores. EFE

mvs/eat