EFESantiago de Chile

El índice de precios al consumidor (IPC) de Chile anotó el pasado noviembre una variación nula, en línea con las previsiones de los expertos y el mercado, informaron hoy fuentes oficiales.

Con el dato de noviembre, la inflación acumulada en lo que va del año se situó en el 2,7 % y la tasa interanual llegó al 2,8 %, 2 décimas por debajo de la media del rango meta del Banco Central, de entre un 2 % y 4 % para un horizonte de dos años, precisa el informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La inflación cerró 2017 con una tasa del 2,3 %, la más baja en los últimos cinco años.

"Tenemos una economía que crece y que además tiene una inflación contenida", comentó desde el Gobierno el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Además de las bajas en los precios, "la política fiscal más austera también ha sido un aporte para la contención de la inflación", sostuvo el responsable de las finanzas publicas chilenas en declaraciones a radio Duna.

Agregó que los precios de la gasolina continuarán a la baja hasta completar al menos once semanas consecutivas de retrocesos.

En noviembre, según el INE, cuatro de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC registraron alzas de precios, siete presentaron incidencias negativas y la restante tuvo una variación nula.

Las divisiones con las mayores alzas fueron Recreación y Cultura (1,3 %) y Alimentos y Bebidas no alcohólicas (0,4 %), mientras entre las que anotaron bajas destacaron Vestuario y Calzado (-0,9 %) Transportes (-0,6 %) y Vivienda y Servicios Básicos (-0,4 %).

A nivel de productos y servicios, destacaron las subidas de los limones (35,5 %), frutas de la estación (14,3 %) y agua potable (1,0 %), mientras las principales bajas correspondieron a los tomates (-9,1 %), gas licuado (-1,8 %) y las gasolinas (-1,4 %).

El IPC subyacente, que excluye los combustibles, las frutas y verduras frescas, tuvo también en noviembre una variación nula, con lo cual acumuló un 1,9 % en lo que va del año y un 2,0 % interanual.