EFEWashington

El índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,1 % en mayo en Estados Unidos, el menor incremento mensual en cinco meses, mientras que la tasa interanual se redujo del 2 % al 1,8 %, con lo que se añade presión sobre la Reserva Federal (Fed) para un posible recorte de tipos de interés.

Los economistas habían anticipado un tasa interanual algo mayor, del 1,9 %.

La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos por su volatilidad, ascendió también un 0,1 % el mes pasado, mientras que comparado con abril del pasado año se redujo levemente, del 2,1 % al 2 %, informó este miércoles el Gobierno estadounidense.

El ascenso de mayo vino impulsado por el alza en los precios de los alimentos, que creció un 0,3 % , y de los alquileres, que lo hicieron un 0,2 %.

Por su parte, la gasolina registró un descenso del 0,5 %, tras haberse disparado un 6 % en abril, la primera bajada en tres meses.

La cifra de inflación se da a conocer una semana antes de la próxima reunión de la Reserva Federal (Fed), que tendrá lugar el 18 y 19 de junio, y añade presión a la decisión sobre política monetaria.

El banco central ha pulsado el botón de pausa en su plan de progresivo ajuste monetario para 2019 ante la ralentización económica global, las tensiones comerciales y la debilidad de los precios en EE.UU., que se encuentran por debajo del objetivo anual de la Fed del 2 % anual.

Los tipos de interés se encuentran actualmente entre el rango del 2,25 % y el 2,5 %, después de la última subida de tipos de diciembre pasado.

En las últimas semanas ha aumentado las llamadas a un posible recorte de los tipos de interés, y en mayo el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, sugirió que se podría bajar el precio del dinero "si los datos indicasen un persistente registro de inflación por debajo de nuestro objetivo del 2 %".

Por ahora, sin embargo, los mercados consideran que aún es pronto para llevar a cabo esta medida.

"La inflación a la tasa actual ni evita ni fuerza nuevas acciones en los tipos. Es lo suficientemente baja para permitir bajada de tipos pero no tan baja como para requerirlos", apuntó Eric Winograd, economista de AllianceBernstein

Asimismo, Jerome Powell, presidente del banco central, remarcó que "actuará como sea apropiado para sostener la expansión" al mencionar la preocupación generada por las tensiones comerciales desatadas por el agresivo proteccionismo comercial del presidente Donald Trump.

Trump elevó los aranceles a importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares del 10 % al 25 % el pasado mes y ha amenazado con hacer lo mismo con otras importaciones adicionales valoradas en 300.000 millones de dólares.

Como respuesta, China ha aumentado sus gravámenes a 60.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses.

El mandatario ha insistido de manera reiterada en sus críticas al banco central.

"Desde luego, no me escucharon porque cometieron un gran error: elevaron los tipos de interés demasiado rápido", aseveró al indicar que, en cambio, China ha estado inyectando dinero para estimular su economía.

"No hay que olvidarse: el presidente de la Fed en China es el presidente Xi, y puede hacer lo que quiera", remarcó,

Y en unas declaraciones poco habituales para un presidente en el cargo, que tradicionalmente se mantiene al margen de la política monetaria, Trump ha recomendado que baje el precio del dinero.

La próxima semana la Fed divulgará sus nuevas proyecciones macroeconómicas para EE.UU. después de reducir el crecimiento estimado para 2019 del 2,3% al 2,1%.

Alfonso Fernández