EFESao Paulo

La operación anticorrupción brasileña conocida como "Lava Jato" recuperó 67 millones de reales (unos 17,9 millones de dólares) que habían sido desviados de la petrolera estatal Petrobras y estaban en cuentas bancarias en Suiza, según anunció este jueves el Ministerio Público Federal (Fiscalía).

Según comunicó la Fiscalía en Curitiba, capital del sureño estado de Paraná y donde están concentradas las investigaciones, los valores fueron desviados por los exejecutivos de la estatal Aluísio Teles Ferreira Filho, Ulisses Sobral Calile y Mário Ildeu de Miranda, mediante un contrato con la constructora Odebrecht.

Los tres exejecutivos ya habían confesado el crimen de desvío de dinero de la petrolera.

La cuantía recuperada fue transferida para una cuenta judicial en la que se han consignado durante los cinco años de la 'Lava Jato' 13.000 millones de reales (unos 3.488 millones de dólares) recuperados

En el primer semestre, apuntó el Ministerio Público, se han recuperado 1.500 millones de reales (unos 402,4 millones de dólares) y se realizaron catorce denuncias formales contra investigados de la 'Lava Jato'.

Petrobras, tras su primer cierre anual en verde después de cuatro años seguidos de pérdidas, dio un nuevo paso hacia la recuperación iniciada en 2018 al obtener un beneficio neto de 4.031 millones de reales (unos 1.015 millones de dólares) en el primer trimestre de 2019.

Después de cuatro años consecutivos de pérdidas, Petrobras cerró el año pasado con un beneficio neto de 25.779 millones de reales (unos 6.495 millones de dólares).

En los últimos años, los resultados de la empresa se vieron afectados sobre todo por los acuerdos que cerró con la Justicia de Estados Unidos para que se extinguiera algunos procesos judiciales abiertos por inversores de ese país tras las corruptelas destapadas en la estatal.

Con el Programa de Asociaciones y Desinversiones de la empresa y el Plan de Negocios y Gestión para los años entre 2019 y 2023, Petrobras prevé "optimizar" su portafolio.

Así, entre enero y abril de 2019 -cuatro primeros meses- las desinversiones de la empresa alcanzaron los 11.300 millones de dólares, un récord para la petrolera y que incluye la venta de la refinería tejana de Pasadena para la estadounidense Chevron por 467 millones de dólares.