EFEBuenos Aires

La producción de automóviles en Argentina cayó a cero unidades en abril pasado, un fenómeno inédito en el sector automotriz, uno de los más importantes de la industria argentina, debido a la total parálisis de las terminales por las medidas de aislamiento obligatorio para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

"La producción nacional de abril registró un baja del 100 % respecto de marzo y un descenso del 100 % con relación a igual mes del año pasado", dijo este miércoles la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), que reúne a las terminales del país suramericano.

La entidad recordó que las fábricas automotrices han mantenido su actividad productiva paralizada desde el 20 de marzo pasado, cuando entró el vigencia el aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno de Alberto Fernández.

En el cuarto mes de 2019, Argentina había fabricado 30.294 unidades.

Según el informe sectorial, en abril sólo se exportaron 2.386 unidades, con un desplome interanual del 88,4 %.

Los envíos en abril, principalmente a países de la región, correspondieron a unidades remanentes producidas previamente al establecimiento del aislamiento obligatorio y se concretaron a finales del mes, cuando se flexibilizó la cuarentena y se habilitaron a las actividades vinculadas al comercio exterior.

En tanto, las ventas de las terminales a los concesionarios totalizaron en abril apenas 7.512 unidades, lo que supuso una caída del 73,6 % con relación a igual mes del año pasado.

En un comunicado, el presidente de ADEFA, Gabriel López, señaló el "compromiso" asumido por el sector y destacó la necesidad de continuar trabajando con el Gobierno en la búsqueda de medidas para asegurar la "sostenibilidad de las compañías de toda la cadena de valor en materia financiera, impositiva y laboral".

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo este miércoles que su Gobierno analiza protocolos sanitarios específicos para el sector automotriz y de fabricación de piezas y partes para autos con miras a un posible regreso de esas actividades industriales.

En este sentido, ADEFA señaló que el sector tiene ya establecidos "estrictos protocolos" en materia de seguridad y sanidad para poder volver a producir.

"Es muy importante ahora establecer procesos administrativos de aprobación de reinicio de la producción ágiles y acordes con las complejidad de la cadena de valor de la industria para así poder retornar a la actividad total lo más pronto posible", dijo la entidad empresarial.

Más allá del golpe sufrido por la producción automotriz en abril, el sector se ve afectado por la recesión en la que está hundida Argentina desde hace dos años.

De acuerdo al informe difundido hoy, en el primer cuatrimestre del año la producción de vehículos acumuló una caída interanual del 38,3 %, mientras que las exportaciones se derrumbaron un 37 %.