EFEAsunción

El ambicioso proyecto de rehabilitación de la ruta Transchaco se ha convertido en uno de los planes estratégicos con el que el Gobierno de Paraguay pretende duplicar el tráfico de mercancías que pasa por la "columna vertebral" del país, hasta alcanzar los 3.000 millones de dólares anuales en cinco años.

En una entrevista con Efe, el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens, aseguró que la reconstrucción de estos 559 kilómetros que conectan el norte y el sur del Paraguay es "clave para el futuro" del país por su impacto en el "comercio, el tránsito y la logística".

"Todo ese movimiento de desarrollo vial y de estructura para la logística va a generar mucha más demanda para la ruta Transchaco, por lo cual es clave para el futuro y para el desarrollo", añadió el ministro.

Wiens reconoció que actualmente la vía está en "pésimas condiciones" ya que su vida útil ha quedado "completamente vencida", por lo que su rehabilitación supondrá un importante avance, especialmente, en la conexión comercial entre el Chaco paraguayo y Asunción.

El proyecto que cuenta con un presupuesto aproximado de 606 millones de dólares contempla la reconstrucción de 559 kilómetros de pavimento y la previsión es que esté completamente operativo para mediados del año 2022.

Wiens confía en que en las próximas semanas pueda comenzar el proceso de licitación para la rehabilitación de los dos primeros tramos de la ruta, de forma que las obras puedan comenzar entre julio y agosto de este año.

El contrato de rehabilitación se ha estructurado en ocho tramos diferentes, lo que permitirá que varias empresas de construcción puedan participar en el proyecto.

Una de las virtudes de la iniciativa es que la ruta conectará en el Chaco con el futuro Corredor Bioceánico, un proyecto internacional para unir los océanos Atlántico y Pacífico a través de una carretera que cruzará Chile, Argentina, Paraguay y Brasil.

Para Wiens esta nueva red de comunicaciones permitirá que Paraguay supere el "escollo" de su falta de salidas marítimas, convirtiéndose en un "corredor de conexión" con el resto de países vecinos.

"De ser nuestra mediterraneidad un escollo o una excusa para la falta de desarrollo de nuestra sociedad, hoy en día nos estamos transformando en un corredor de conexión entre Brasil, Chile, Argentina o Bolivia", explicó.

El titular de Obras Públicas incidió en la repercusión que tendrá la vía para reducir el coste de los fletes de mercancías y facilitar las exportaciones de los países del Cono Sur de Sudamérica a los mercados asiáticos.

Más allá de los aspectos comerciales, Wiens insistió en que estas dos grandes obras públicas también permitirán mejorar la "calidad de vida" de los habitantes del Chaco paraguayo, lugar donde se concentran la mayor parte de las comunidades indígenas del país.

"Si no invertimos en infraestructura, muchas de las inversiones en educación o salud caen en saco roto porque no hay accesibilidad a esos servicios", analizó.

Paralelamente a la reconstrucción de la ruta Transchaco, el Gobierno planea el asfaltado de algunos caminos de tierra que conectan con poblados cercanos como el de Yalve Sanga para que tengan una conexión directa con la red de transporte.

Además, el ministro destacó que el proyecto está diseñado con un "abordaje ambiental nunca visto en la construcción de obras viales en nuestra República".

En ese sentido, se va a desarrollar un programa de reforestación para reubicar los árboles afectados por la obra y se van a instaurar "pasafaunas", corredores que facilitarán que los animales silvestres puedan cruzar la vía y no se queden aislados.

La rehabilitación de la ruta Transchaco se ha convertido en uno de los proyectos estrella del ministerio que actualmente cuenta con una partida de 900 millones de dólares anuales para acometer inversiones en infraestructura.

Sin embargo, Wiens confía en que, si las condiciones económicas y el crecimiento del Producto Interior Bruto de Paraguay se lo permiten, el presupuesto para este departamento pueda alcanzar los 1.300 millones de dólares al final de la legislatura.

Carlos Villar Ortiga