EFETokio

La Bolsa de Tokio cerró este jueves a la baja, con su principal selectivo casi plano, después de que la recogida de beneficios contrarrestara el optimismo sobre un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y la debilidad del yen.

El índice de referencia Nikkei bajó 4,77 puntos, un 0,02 %, hasta situarse en 21.139,71 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 0,43 puntos, un 0,03 %, hasta 1.588,90 unidades.

El parqué tokiota vivió este jueves una sesión volátil aunque optimista, ante la expectativa de un próximo acuerdo comercial entre Washington y Pekín, y la depreciación del yen frente al dólar, que se intercambiaba hoy en la línea de los 111 yenes, apuntalando al sector exportador japonés, que se beneficia de esta tendencia.

Algunos inversores optaron, no obstante, por fijar ganancias tras el auge Nikkei, que ha subido casi un 4 % desde el viernes pasado.

La negociación estuvo dominada por las ganancias, pero las ventas tomaron la delantera hacia el final de la sesión después de que los inversionistas decidieran mostrar cautela, a la espera del desenlace de la reunión ministerial de dos días entre EE.UU. y China que comenzó hoy en la capital del vecino país asiático.

Las ganancias estuvieron lideradas por el sector del petróleo y el carbón, el papelero y el de la construcción, mientras que los principales retrocesos de dieron en el minero y el del caucho.

Las refinerías ganaron terreno tras una subida durante la noche de los futuros del crudo en Nueva York. JXTG Holdings subió un 1,8 % y su competidor Showa Shell Sekiyu escaló un 1,45 %.

La caída más acusada del día entre las 225 firmas que componen el Nikkei fue la de la refinería Chiyoda, que se dejó un 8,04 % tras informar de que el grupo registró una pérdida neta récord entre abril y diciembre de 2018, primeros nueve meses del ejercicio nipón.

En la primera sección, que engloba a las firmas con mayor capitalización, 1,050 valores avanzaron frente a 999 que retrocedieron, mientras que 78 terminaron la sesión sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 2,25 billones de yenes (18.031 millones de euros), frente a los 2,72 billones de yenes (21.704 millones de euros) de la jornada previa.