EFEBarranquilla (Colombia)

El Gobierno de Colombia comenzó este martes una nueva etapa en la prestación del servicio de energía eléctrica en el norte del país, región agobiada por serios problemas en este campo que limitan sus posibilidades de desarrollo y que será atendida por dos nuevos operadores.

La entrada oficial de las empresas Aire y Afinia, que atenderán a partir del 1 de octubre a más de diez millones de habitantes de siete departamentos de la costa atlántica, se hizo en sendos actos encabezados por el presidente colombiano, Iván Duque, en Barranquilla y Cartagena.

El mercado de Aire y Afinia estuvo durante 20 años en manos de Electricaribe, empresa que era subsidiaria de la española Naturgy, antigua Gas Natural Fenosa, y que fue intervenida por el Gobierno colombiano en noviembre de 2016 por deficiencias en el servicio debido a sus problemas financieros.

"Hoy le decimos a todos los habitantes del Caribe que logramos la solución definitiva para la competitividad de la región, con un servicio de energía de calidad y óptimo para todos sus habitantes", dijo Duque en Barranquilla.

MERCADO DIVIDIDO

Ante la dificultad para encontrar un comprador para la intervenida Electricaribe, el Gobierno dividió en dos su área de operación y subastó la distribución de energía de la región el pasado 20 de marzo.

En esa subasta se adjudicó una parte del mercado a Empresas Públicas de Medellín (EPM), que operará con el nombre Afinia, y la otra al Consorcio de la Costa Caribe, bajo la marca Aire.

Afinia será el distribuidor de electricidad en los departamentos de Bolívar, Cesar, Sucre y Córdoba, mientras que Aire lo hará en Atlántico, Magdalena y La Guajira.

SOLUCIÓN DEFINITIVA

Para Duque, la entrada de los dos nuevos operadores permitirá solucionar un grave problema de muchos años en los departamentos del norte de Colombia.

En su intervención, el mandatario se refirió al largo tiempo que ha llevado solucionar la prestación del servicio de energía y sus implicaciones en el desarrollo del país.

"Hoy empieza la nueva historia en el servicio de energía en nuestro país para esta región y empieza con soluciones de equipo, con soluciones financieras, con soluciones regulatorias", dijo el mandatario.

Según Duque, "los problemas muchas veces envejecen mal y a los problemas hay que ponerles el pecho y hay que construir soluciones colectivas".

El Gobierno destacó que las dos empresas harán inversiones por más de 8,7 billones de pesos (unos 2.238 millones de dólares) en los próximos 10 años para mejorar la infraestructura eléctrica y permitir que los habitantes de la región caribe "puedan contar con un servicio confiable y de la calidad que se merecen".

Electricaribe siempre atribuyó sus problemas financieros a fraudes en el consumo de electricidad y al impago de numerosos usuarios, factores que afectaron la prestación del servicio.

LITIGIO CON NATURGY

Tras la intervención del Gobierno en Electricaribe, Naturgy demandó a Colombia por 1.626 millones de dólares ante tribunales de arbitraje internacionales.

Además, en septiembre de 2019 la firma española negó que Electricaribe se hubiese apropiado ilegalmente, como asegura la Contraloría (tribunal de cuentas), de recursos destinados por el Gobierno colombiano para subsidiar la electricidad en su área de operación.

Ese organismo imputó responsabilidad fiscal por 187.227 millones de pesos (unos 48,2 millones de dólares de hoy) a Electricaribe por la "indebida aplicación de los recursos de destinación específica" del estatal Fondo de Energía Social (FOES) que debían utilizarse para "aliviar el valor a pagar en la factura del consumo de energía" de los usuarios de escasos recursos.

Electricaribe y Electricosta, otra empresa de la región fueron compradas en el 2000 por la antigua Unión Fenosa al consorcio formado por Houston Industries y Electricidad de Caracas, y en 2007 la empresa española las fusionó en una sola.