EFEAsunción

Las exportaciones de Paraguay alcanzaron un valor de 5.471,8 millones de dólares en los primeros cinco meses de 2019, lo que representa una caída del 9,5 % con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados este martes por el Banco Central (BCP) en su informe de Comercio Exterior.

Esta reducción está motivada por un descenso de las ventas de productos primarios al extranjero que han alcanzado un volumen de 1.272,3 millones de dólares en el acumulado de mayo, un 21,8 % menos que los 1.627,3 registrados en el año anterior.

El documento del BCP también refleja una disminución en las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario que se han reducido un 17,6 %, desde 1.233 millones hasta 1.016,5.

Además, también han caído las ventas de combustibles y energía, que alcanzaron un valor de 759,7 millones en los primeros cinco meses del año, un 15,5 % menos que los 899 del acumulado del año anterior.

Por el contrario, las exportaciones de manufacturas de origen industrial subieron hasta los 411,1 millones de dólares, lo que representa un 5 % más que los 391,6 millones del mismo periodo de 2018.

Entre los productos exportados durante el mes de mayo con las mayores reducciones, se encuentran los granos de soja, la carne bovina congelada, la harina de soja, la energía eléctrica y el aceite de soja.

De acuerdo al informe, el sector de la carne paraguaya alcanzó unas exportaciones por valor de 407,1 millones de dólares en el acumulado de mayo, un 18,1 % menos, con respecto a los 497,1 del año anterior.

Chile fue el principal destino de las ventas de carne, con un volumen de un 37 %, seguido de Rusia, que adquirió el 28,9 % y de Israel, que compró el 12,5 %.

Además, el BCP destacó en su informe que la balanza comercial de los primeros cinco meses del año registró un superávit de 681,1 millones de dólares, ya que las importaciones alcanzaron los 4.790,7 millones, un 6,8 % menos que el mismo periodo del año anterior.

La disminución de las compras del exterior estuvo motivada por la caída de las importaciones de los bienes de consumo interno de un 12'8 %, hasta situarse en los 3.492,3 millones de dólares.

Destaca el descenso en las compras de artefactos eléctricos, automóviles, textiles, azúcar y artículos de confitería y cervezas del extranjero.