EFENueva York

Wall Street volvió hoy a pisar terreno positivo gracias a una tercera jornada favorable para las firmas tecnológicas, que hicieron avanzar un 0,54 % al índice Nasdaq.

Aunque no hubo cifras de récord, los tres principales indicadores del parqué neoyorquino cerraron con ganancias casi al final de esta semana que no destaca precisamente por su energía.

Tanto el Dow Jones de Industriales como el selectivo S&P 500 subieron un 0,29 % y, aunque se quedaron cortos para llegar a su enésima marca histórica, reflejaron los ánimos con que los inversores recibieron el último dato sobre el mercado laboral.

Y es que los expertos se sorprendieron hoy al conocer que las solicitudes semanales del subsidio por desempleo en EE.UU. descendieron en 2.000 unidades la semana pasada y se situaron en 236.000.

En el plano político, no hubo nuevas noticias sobre el plan de reforma fiscal que trabajan por conciliar los republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado y que ha alimentado las expectativas de los inversores en las últimas semanas.

El sector tecnológico, que ha sido el más rentable a lo largo del año pero se había resentido a principios de esta semana, avanzó este jueves un 0,65 %, impulsado por Facebook, que subió un 2,32 %; la matriz de Google, Alphabet, que crecía un 1,23 %; y Amazon, que lo hacía a un modesto ritmo de 0,65 %.

De cara a la aprobación de la reforma fiscal, algunos expertos apuntaron que las firmas digitales no saldrán demasiado beneficiadas de los cambios debido a sus ventas internacionales, por lo que podían ser vistas como "perdedoras" frente a otras que verán mejoras en su tipo impositivo real.

Otro sector que acaparó las ventas durante la sesión bursátil de hoy fue el industrial (0,90 %), donde los títulos de Caterpillar subían un 1,82 %, por delante de los de Boeing, que crecían un 1,3 %.

Al cierre de la bolsa continuaba la incertidumbre sobre la suspensión de las actividades del Gobierno federal este sábado, pero horas más tarde los legisladores de la Cámara de Representantes aprobaron una resolución para evitarlo de manera temporal, de la que estará mañana pendiente Wall Street.

Nora Quintanilla