EFEMéxico

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, conversaron este lunes por teléfono sobre la importancia del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), tras confirmarse que el segundo no acudirá a Washington para celebrar el convenio comercial.

"Conversamos con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. Coincidimos en la importancia del T-MEC. No podrá acompañarnos en Washington, pero aceptó visitar México tan pronto sea posible. Tenemos muy buena relación", afirmó López Obrador en un breve mensaje por Twitter.

Acompañó el mensaje con una imagen en la que aparece junto al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en uno de los salones de Palacio Nacional con un teléfono en la mesa.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, no viajará el miércoles a Washington para reunirse con los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y con López Obrador, y así celebrar la entrada en vigor el 1 de julio del nuevo tratado de libre comercio entre los tres países, conocido como T-MEC.

En un comunicado dado a conocer este lunes, la oficina del primer ministro canadiense señaló que Trudeau permanecerá está semana en Canadá para mantener "reuniones ministeriales previamente establecidas" así como sesiones parlamentarias.

"Deseamos a los Estados Unidos y México éxito en la reunión del miércoles", señaló la oficina de Trudeau que añadió que "la entrada en vigor del nuevo T-MEC es buena para Canadá, los Estados Unidos y México".

Durante la conferencia matutina, López Obrador detalló que, tras someterse a una prueba de coronavirus, viajará en vuelo comercial a Washington el martes para reunirse con Trump el miércoles 8 de julio, y adelantó que tendría una "entrevista" con Trudeau por teléfono ese mismo lunes.

"Está invitado a venir a México. Están invitado todos los jefes de Estado, presidentes, primeros ministros. México es un país hospitalario, amigo de todos los pueblos, de todos los gobiernos del mundo", aseguró el mandatario mexicano.

El viaje a Estados Unidos supondrá la primera salida al extranjero del mandatario mexicano desde que asumiera el cargo en diciembre de 2018, un periodo en el que ha recorrido intensamente el interior del país.

Pese a la excepcionalidad de la visita, López Obrador no tiene previsto reunirse con ninguna otra autoridad más allá de Donald Trump, y descartó también tener encuentros con migrantes mexicanos en Estados Unidos al tratarse de una "visita de trabajo".