EFENueva York

Jornada anodina en Wall Street, en donde los inversores han aplicado una estrategia conservadora, sin grandes oscilaciones, y con los oídos puestos en el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien insinuó de nuevo que podría retrasarse un acuerdo comercial con China más allá del "deadline" (fecha límite) del 1 de marzo.

Wall Street cerró, eso sí, con suaves ganancias: el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subió un tímido 0,03 %, es decir 8,07 puntos, hasta 25.891,32 enteros, mientras que el índice S&P 500 ascendió un 0,15 % o 4,16 unidades, hasta 2.779,76.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aglutina a las principales empresas tecnológicas, repuntó un 0,19 % o 14,36 enteros, hasta los 7.486,77.

Tras la festividad del Día del Presidente, Wall Street cerró la primera jornada de la semana bursátil con pocos movimientos en el parqué, si bien los buenos datos de multinacionales como Walmart ayudaron a que la zona verde acabase imponiéndose desde la media sesión.

Trump dijo este martes que las negociaciones comerciales con China van bien, y agregó que el plazo actual de marzo no es una "fecha mágica".

Ambos países tienen inicialmente hasta el 1 de marzo para llegar a un acuerdo. De lo contrario, los aranceles estadounidenses adicionales sobre los productos chinos podrían entrar en vigencia. Trump ya indicó que la semana pasada, sin embargo, estaría dispuesto a retrasar el plazo.

Una delegación comercial de los Estados Unidos encabezada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante de Comercio, Robert Lighthizer, estuvo en China la semana pasada para conversar con funcionarios chinos.

Mnuchin dijo de las conversaciones que "hasta ahora, todo bien". Las negociaciones entre los dos países continúan esta semana en Washington, y los inversores seguirán atentos a ver qué pasa entre ambos países y qué ficha han de mover.