EFEPekín

El índice de precios al consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, subió un 2,7 % interanual en mayo, lo que supone una consolidación de la tendencia alcista de los últimos tres meses y la mayor subida desde febrero de 2018.

Los datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) del país asiático muestran que en mayo el incremento del precio de los alimentos fue del 7,7 % interanual -por encima del 6,1 % de abril-, en parte por el aumento del 26,7 % del precio de la fruta fresca o el 13,3 % de las verduras frescas.

"La razón principal es que hubo menos manzanas y peras el año pasado. Las existencias de este año fueron insuficientes. Además, este año llovió más en el sur, y el suministro de fruta de temporada se redujo", explicó el estadístico de la ONE Dong Yaxiu. "Está en máximos históricos", agregó.

La carne de cerdo, el producto cárnico más popular para los consumidores chinos, se encareció un 18,2 % interanual, después del ya fuerte crecimiento del 14,4 % que había registrado el mes anterior.

Según los analistas de la consultora británica Capital Economics, se trata del peor dato para la carne de cerdo en 35 meses y, en su opinión, se debe sobre todo a la escasez de este tipo de carne provocado por la fiebre porcina africana, que ha llevado al sacrificio preventivo de cientos de miles de cerdos en China.

Por otra parte, y aunque la versión oficial de la ONE es que la subida de mayo está "en consonancia con las expectativas del mercado", los economistas Shilan Shah y Franziska Palmas de la mencionada firma señalan en su informe mensual que la inflación subyacente está disminuyendo, lo cual sugiere que "la demanda interna sigue siendo pobre".

Además, el encarecimiento de los productos no alimentarios fue del 1,6 % interanual en mayo, una décima menos que la registrada el mes anterior.

De esta partida destaca la subida de los precios en el sector de la educación, los servicios y el entretenimiento, que subieron un 2,6 % interanual el mes pasado.

Asimismo, los precios del sector sanitario aumentaron un 2,5 % (un 5,1 % interanual de incremento de la medicina tradicional china frente a un 4,9 % de la llamada "medicina occidental", por ejemplo), según la ONE.

El IPC en las áreas urbanas creció un 2,7 % interanual, mientras que en las áreas rurales subió un 2,8 % con respecto al año anterior, añadió el organismo oficial.

La ONE divulgó también este miércoles los datos del índice de precios a la producción (IPP), que mide la inflación mayorista y que subió un 0,6 % interanual en mayo, tres décimas por debajo con respecto al crecimiento registrado en abril, cuando el indicador marcó un 0,9 %.

El organismo especificó que los precios a puerta de fábrica de los materiales de producción aumentaron un 0,6 % interanual en mayo, desacelerándose del incremento del 0,9 % registrado en abril.

"Estas bajadas se deben a las caídas en los costes de las materias primas, particularmente del petróleo. No obstante, también se está viendo una caída en los precios de los productos manufacturados", destacaron los expertos de Capital Economics.

Por otra parte, los precios de los bienes de consumo mantuvieron el mismo crecimiento del 0,9 % registrado en el mes anterior.

De cara al futuro, los analistas de Capital Economics creen que "el aumento de los precios de los alimentos -particularmente del cerdo- seguirá llevando al IPC a mayores alzas en los próximos meses".

"Pero dado que no es muy probable que el crecimiento económico vea un fuerte repunte, lo lógico es que tanto los precios de los productos no alimenticios como el IPP se mantengan más bien bajos en el largo plazo", añaden.

En el cuarto mes del año, el IPC aumentó un 2,5 % interanual, mientras que en el cómputo global de 2018 subió un 2,1 %, lejos de la previsión oficial del 3 %.