EFEWashington

El índice de precios al consumo (IPC) creció un 0,1 % en septiembre en Estados Unidos respecto al mes anterior, con lo que la tasa interanual se situó en el 2,3 %, anunció hoy el Gobierno.

La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos por su volatilidad, ascendió un 0,1 % en septiembre, mientras que comparado con el mismo mes del año pasado registró un incremento del 2,2 %.

La tasa interanual general del IPC ralentizó su ritmo, ya que en agosto fue del 2,7 %, mientras que la subyacente no varió respecto al mes anterior, en el que también registró un 2,2 %.

La cifra divulgada por el Departamento de Trabajo se encuentra por debajo de las expectativas de los analistas, que esperaban que los precios subieran un 0,2 %.

Sin embargo, la tendencia alcista general de los precios continúa en EE.UU., lo que servirá de argumento para que la Reserva Federal (Fed) siga con su estrategia de elevar los tipos de interés de manera "gradual" en lo que resta de 2018.

La Fed elevó en septiembre los tipos al rango de entre el 2 % y el 2,25 %, después de elevarlos en junio, y se prevé que lleve a cabo una subida más en lo que resta del año, dada la solidez de la economía estadounidense, con una tasa de desempleo que cerró septiembre en el 3,7 %.

Así, los analistas apuntan a que el banco central estadounidense aumentará los tipos de interés en su última reunión del año, programada para el 18 y 19 de diciembre, en lo que será la cuarta subida en 2018.