EFEMadrid

Los taxistas de Madrid anunciaron hoy una huelga indefinida a partir del lunes próximo, a punto de celebrarse la Feria Internacional de Turismo (Fitur), una de las más importantes del mundo, y la Semana de la Moda de la capital de España.

Un amplia mayoría de profesionales del sector apoyó esta medida de protesta en una consulta convocada por las asociaciones más representativas entre los trabajadores.

La huelga se prolongará mientras las administraciones no tomen medidas "contundentes" y "tranquilizadoras" para regular las licencias de los vehículos de alquiler con conductor (VTC, con plataformas digitales como Uber o Cabify), una cuestión polémica que ya causó huelgas y movilizaciones de taxistas de toda España en 2018.

Las asociaciones informaron hoy de que 8.492 taxistas (alrededor de la mitad de los que operan en Madrid) participaron en el referéndum, organizado en los últimos dos días.

El 75,9 % votaron a favor de la huelga indefinida y el 18,7 % se mostraron partidarios de convocar paros parciales de manera programada y concreta.

El presidente de la asociación Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, explicó que en los próximos días se estudiarán los servicios mínimos durante las jornadas de huelga, y pidió "perdón a los ciudadanos" por las molestias.

Para los taxistas, según Leal, dejar de trabajar supone "un quiebro y un dolo importantes", pero recalcó al sector no le queda "más remedio" que adoptar iniciativas de este calado porque está "en riesgo de supervivencia".

En principio, la huelga coincidirá con Fitur, entre los días 23 y 27 de enero, y la Semana de la Moda (24-29), dos eventos que congregan en Madrid a gran cantidad de público español y extranjero entre profesionales y visitantes.

La denominada "guerra del taxi" comenzó para plantar cara a la proliferación de licencias de VTC, algo que los taxistas consideran un competencia desleal.

El conflicto quedó interrumpido mientras el Gobierno aprobaba una norma para regular los VTC, ahora pendiente de tramitarse como ley en el Parlamento nacional.

En Madrid, los taxistas instan a las autoridades regionales a que ejerzan ya las competencias regulatorias que esa norma estatal concede a las comunidades autónomas.

El Gobierno regional, por su parte, prefiere esperar a que la ley se apruebe en el Congreso para evitar el riesgo de que la regulación autonómico pudiera contradecir la estatal.