EFEPekín

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, apoyó hoy el plan global de inversiones que impulsa el Ejecutivo chino y propuso que se busquen sinergias con la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) para conectar Asia con su región.

Macri participó hoy en el diálogo de líderes celebrado hoy en Pekín en el marco del foro de la "Franja Económica de la Ruta de la Seda" (o "Una franja, una ruta"), que concluye este lunes tras dos días de debates entre jefes de Estado o Gobierno de 29 países y representantes de organismos multilaterales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

"Tenemos interés en que Una Franja, Una Ruta se articule con IIRSA para impulsar entre nuestras regiones la clave del siglo XXI: la conectividad", remarcó el mandatario argentino, que llegó este domingo a Pekín para asistir al foro y realizar una visita de Estado.

Sentado al lado del anfitrión, el presidente Xi Jinping, Macri presentó a su país como el mejor proveedor de alimentos a nivel internacional.

Argentina, subrayó, "es un gran productor de alimentos" que actualmente tiene capacidad para cubrir la demanda de 400 millones de personas y que puede aumentar su producción de "manera exponencial", según un comunicado de presidencia remitido a Efe sobre el encuentro, que se celebró a puerta cerrada.

El presidente subrayó que el objetivo de su país es "duplicar esa producción en los próximos años", lo que, a su juicio, puede ser una oportunidad para aportar seguridad alimentaria a los países involucrados en la iniciativa china.

En opinión de Macri, la posibilidad de que Sudamérica converja con las Nuevas Rutas de la Seda "es una oportunidad que no queremos dejar pasar".

El jefe de Gobierno argentino mantendrá hoy encuentros con participantes del foro y mañana comenzará oficialmente su visita de Estado con su asistencia a un Foro de Negocios e Inversiones Argentina-China y una conferencia en la Academia China de Ciencias Sociales.

El miércoles, se reunirá con Xi en el Gran Palacio del Pueblo, un encuentro en el que se prevé la firma de acuerdos de cooperación.

El jueves, Macri visitará en Shanghái la feria alimentaria Sial, la mayor de Asia, en la que Argentina es el país invitado de esta edición.

Macri y la presidenta chilena, Michelle Bachelet, son los únicos mandatarios latinoamericanos presentes en la cita de Pekín, en la que el régimen comunista trata de conseguir apoyo internacional para su plan de inversiones, que dibuja un nuevo orden mundial.