EFEDavos (Suiza)

La Unión Europea (UE) afronta decisiones sobre su ampliación hacia países que han trabajado para ponerse a la altura de sus valores y ahora están luchando por los principios que defiende el bloque, y de esas decisiones dependerá su capacidad de mantenerse unida, dijo hoy la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola.

“Si estamos dispuestos a decir sí, no se trata solo de economías y números, ni de cuántos lugares y poder va a tal o cual institución, se trata de si la UE quiere ser un poder democrática global en un vecindario en el que tenemos un adversario común”, comentó en una intervención en el Foro Económico Mundial de Davos.

“Creo que responderé a esta pregunta diciendo que ha llegado el momento de afrontar decisiones cruciales, la próxima semana y en los meses que vienen. Mantener esa unidad dependerá de que seamos capaces de tomar las decisiones que se esperan de nosotros”, agregó.

Metsola lamentó que en el pasado no se haya reaccionado a los “chantajes” y “amenazas” de Rusia contra la UE.

“Durante demasiado tiempo apartamos la vista cuando nuestros colegas de países con fronteras con Rusia nos decían que tenían problemas. Para nosotros era demasiado fácil seguir dependiendo del gas, algunos países al 100 %, sin considerar seriamente crear una unión energética en la que dependiéramos uno de otro y no de un país que nos podía cortar (el suministro) en cualquier momento”, reflexionó.

La presidenta del Parlamento Europeo dijo que el bloque no puede ahora arriesgarse a causar más inestabilidad en los vecinos de Rusia “porque no conseguimos actuar”.