EFEBrasilia

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, admitió este lunes que hay "problemas de comunicación" en la articulación política de cara a la reforma del sistema de pensiones, proyecto estrella del Gobierno de Jair Bolsonaro.

A pesar de los problemas, Guedes, principal arquitecto de la propuesta, negó que haya un "caos" después de los desencuentros protagonizados en los últimos días entre el Congreso y Bolsonaro, en el poder desde el pasado 1 de enero.

"Está habiendo un natural problema de comunicación, pero todos nosotros sabemos que los principales líderes saben el tamaño del desafío", afirmó Guedes al participar en un encuentro con el Frente Nacional de Alcaldes, en Brasilia.

Las dudas sobre la aprobación de la reforma del sistema de pensiones aumentaron en los últimos días tras el cruce de declaraciones protagonizado entre el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, y el mandatario brasileño.

El presidente de la Cámara Baja cuestionó la falta de liderazgo y diálogo de Bolsonaro en la articulación política, mientras que el jefe de Estado respondió que la responsabilidad para que la reforma salga adelante está en manos del Congreso, al tiempo que volvió a criticar la "vieja política".

Según algunos interlocutores, Bolsonaro intentó este lunes apaciguar los ánimos, en medio del malestar del mercado financiero, que considera el proyecto fundamental para reequilibrar unas deficitarias cuentas públicas que estrangulan al Estado.

El portavoz de la Presidencia, Otavio Rego Barros, señaló que Bolsonaro está "dispuesto" y "abierto" a realizar una interlocución con diputados y senadores para sacar adelante el polémico proyecto.

"El presidente hará todos los esfuerzos necesarios para que la propuesta de pensiones avance, bajo la batuta ahora del Congreso Nacional, pero entendiendo que él es parte de esa solución", agregó.

Uno de los puntos más novedosos de la propuesta general presentada por el Gobierno es el establecimiento de una edad mínima para acceder a la jubilación de 62 años para las mujeres y de 65 años para los hombres, ya que las normas actuales facilitan que en algunos casos las jubilaciones puedan realizarse antes de los 50 años.