EFEAsunción

El Gobierno paraguayo aprobó este lunes el protocolo sanitario para una futura reapertura controlada de su frontera terrestre con Brasil, con la meta de reactivar el comercio entre los dos países tras seis meses de aislamiento total para contener el coronavirus.

La medida se anuncia en la semana en la que los comerciantes de Ciudad del Este, capital del departamento de Alto Paraná, tienen previsto manifestarse para exigir la apertura total de la frontera con el país vecino, sobre el que gira la actividades comercial de la zona.

El ministro de Salud paraguayo, Julio Mazzoleni, anunció a los medios que el presidente del país, Mario Abdo Benítez, aprobó el protocolo sanitario que regirá "para la apertura del turismo de compra y también para la reactivación económica de la zona del Alto Paraná".

En ese sentido, y en la misma comparecencia, el canciller, Antonio Rivas, explicó que la reapertura parcial está sujeta a un contacto telefónico entre Abdo Benítez y su par brasileño, Jair Bolsonaro, que se produciría en breve.

Mazzoleni destacó que la reapertura comercial está fundada "en gran medida en una situación epidemiológica similar en estos momentos entre las ciudades fronterizas", particularmente entre Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay, y la brasileña y Foz do Iguazú.

El ministro indicó que los casos de la COVID-19 ha comenzado a remitir en ambos lados de la frontera tras la virulencia registrada hasta hace un par de semanas, siendo Brasil foco mundial de la pandemia al inicio de la pandemia en Suramérica.

Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, era hasta agosto pasado "la zona roja" de la expansión del virus en el país vinculado al regreso masivo de paraguayos debido a la caída del empleo en el vecino país.

Hasta este domingo, las autoridades sanitarias reportaron un acumulado de 33.520 contagios confirmados de COVID-19 y 659 muertos, de los que 23 fueron en las últimas 24 horas.

CENTROS LOGÍSTICOS DE COMPRAS

El anuncio para la reapertura parcial aduanera sigue al documento bilateral que firmaron los dos países del semana pasada para habilitar centros logísticos de comercio, también para reactivar la actividad comercial en sus fronteras

Al respecto, la directora de Migraciones, Ángeles Arriola, dijo que una misión gubernamental se desplazará este martes a Ciudad del Este, separada de la brasileña Foz do Iguazú por el Puente de la Amistad, para socializar las medidas sanitarias y las reglas para el funcionamiento de esos centros logísticos o de compras.

Estos enclaves comerciales funcionarán también en Pedro Juan Caballero, capital del departamento de Amambay, y la vecina Ponta Porá, as y en Salto del Guairá, así como en la limítrofe localidad de Mundo Novo, ambas en el sureño estado brasileño de Mato Grosso do Sul.

Entre los aspectos comerciales está fijado que la facturación no podrá superar los 500 dólares como establece el Régimen Aduanero de Equipaje del Mercosur, que Paraguay y Brasil han tenido en cuenta para la elaboración de este documento.