EFEAsunción

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, espera que 2021 sea un año "de reencuentro y recuperación" económica, basada en la ejecución de proyectos de infraestructuras y en la atracción de la inversión extranjera, tras dos primeros años de Gobierno marcados por la recesión y el coronavirus.

"Este es un año que se pinta bien, que se pinta como un año de recuperación. Ojalá que todos podamos generar los acuerdos y articular los consensos correspondientes", dijo el mandatario este jueves a los medios durante una visita al departamento de Guairá.

Uno de los pilares en los que el Gobierno paraguayo sustenta su plan de recuperación y reactivación pospandemia son las obras públicas y la creación de unos 100.000 empleos a través de ellas.

Abdo Benítez sostuvo que todas las obras de infraestructuras planificadas para sus cinco años de mandato se encuentran "en proceso de ejecución" y se refirió a la construcción de dos puentes con Brasil, a la duplicación de la Ruta 2, que une Asunción con Ciudad del Este, al corredor bioceánico y a la pavimentación de carreteras, entre otras.

"Hoy somos el Gobierno que mayor ruta pavimentada entregó en toda la era democrática y dentro de poco vamos a ser (el mayor) en la historia de Paraguay", expresó el presidente, que semanalmente inaugura carreteras como parte de su agenda.

BÚSQUEDA DE INVERSIÓN PRIVADA Y EXTRANJERA

Al margen de las obras públicas, el Ejecutivo de Abdo Benítez se ha propuesto este 2021 atraer capital extranjero, como ya dijeron algunos ministros de su Gabinete a finales de 2020, con la vista puesta en los inversores que salen de Argentina.

Además, el Gobierno también apeló a la movilización del sector privado como parte de la recuperación económica a lo largo de este ejercicio.

Abdo Benítez lo recordó este jueves, al subrayar que el "sector público no es suficiente para generar el impacto" deseado en el desarrollo de la economía.

Las estimaciones del Banco Central del Paraguay (BCP) proyectan un rebote del 4 % para este 2021, tras una caída del 1 % en 2020, según el cierre provisional.

A pesar de la caída, el Gobierno se apoya en los datos regionales del Fondo Monetario Internacional (FMI), en los que Paraguay es uno de los países que menos notará en su Producto Interno Bruto (PIB) el impacto del coronavirus.

Para el mandatario, esto responde a las política macroeconómicas que viene aplicando Paraguay desde hace años, por lo que recalcó "la importancia de generar previsibilidad y estabilidad para que la inversión privada aterrice con más fuerza".

En este sentido, Abdo Benítez aseguró que para este año hay "grandes expectativas", con una planta de celulosa en Concepción y otra compañía de biocombustible, así como "otras empresas importantes que se quieren instalar en Paraguay".