EFELima

El Gobierno de Perú está interesado en que el gigante tecnológico chino Huawei instale una planta de ensamblaje en el país, como parte de su plan de zonas económicas especiales, anunció este sábado el ministro de Economía, Carlos Oliva.

El ministro declaró en la emisora RPP Noticias que el consorcio chino Cosco Shipping Ports, que construirá junto con la empresa minera Volcan el puerto de Chancay, en el norte de Lima, quiere convertir esa zona en un centro de operaciones portuario "para conectar a toda Suramérica con Asia".

"Además, están pensando en algún tipo de zona económica especial que permita, por ejemplo, a Huawei, que es una de las empresas más grandes de China, que pueda hacer acá en el país el ensamblaje de los teléfonos y este tipo de cosas", adelantó.

Oliva dijo que el plan que tienen las autoridades peruanas "es enorme" y que la conformación de las zonas económicas especiales se está trabajando desde hace unos meses en la conformación de las zonas económicas especiales.

"En puertos, tenemos unas grandes inversiones. El puerto de Salaverry, el puerto de Pisco, que entre los dos son cerca de 600 millones de dólares (de inversión). Y en enero de este año hemos tenido la muy buena noticia del puerto de Chancay, con una inversión de 3.000 millones de dólares", sostuvo.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció en enero pasado la construcción de un gran puerto en Chancay, a unos 75 kilómetros al norte de Lima, que, según dijo, permitirá al país ofrecer la mejor oferta portuaria de Suramérica.

Ese terminal portuario se hará gracias a la suscripción de una asociación estratégica entre la empresa Terminales Portuarios Chancay, subsidiaria de la empresa Volcan, y la empresa china Cosco Shipping Ports Limited.

La intención es que concentre la carga de transbordo para los países de la costa oeste de Suramérica y sea "el punto neurálgico" de la conexión comercial de China con Perú.

En ese sentido, tendrá la capacidad de recibir embarcaciones Triple E, considerados los barcos porta contenedores más grandes del mundo, y atenderá el crecimiento de la demanda portuaria, además de reducir costes y sobrecostes.

El ministro Oliva reiteró este sábado que uno de los objetivos del Gobierno es "atraer inversiones nuevas en temas que estén muy vinculados con la ciencia y la tecnología".