EFENueva York

Esto no lo anima ni el optimismo del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien dijo que el pacto comercial entre EE.UU y China está a punto de caramelo, pues Wall Street vivió este martes una jornada casi plana porque los inversores prefieren esperar y no arriesgar.

Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones se dejó un leve 0,05 % o 13,02 puntos y bajó hasta los 25.806,63, mientras que el selectivo S&P 500 descendió un 0,11 % o 3,16 unidades hasta 2.789,65.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió un 0,02 % o 1,21 enteros y terminó la jornada en 7.576,36.

Una vez contenida la beligerancia de la Reserva Federal con su política de subida de tipos de interés, a los inversores de Wall Street les preocupa principalmente el acuerdo comercial entre las dos principales economías del mundo.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo el lunes que pensaba que Washington y Pekín estaban "en la cúspide" de llegar a un acuerdo que pondría fin a su guerra arancelaria.

"Estamos tratando de corregirlo, de arreglarlo, de hacerlo justo y recíproco. Creo que estamos a punto de hacerlo y espero que todas esas tarifas desaparezcan, todas esas barreras", dijo Pompeo a la televisión local KCCI.

Los inversionistas estadounidenses han estado observando de cerca las negociaciones sobre el comercio con China mientras evalúan cómo un acuerdo, o la falta de él, podría impactar las ganancias corporativas.

Los inversores aplaudieron hoy los resultados trimestrales más fuertes de lo esperado del minorista Target, lo que elevó sus acciones en alrededor de un 5 %, pero aunque las corporativas vayan dando alegrías, Wall Street sigue inquieto porque el Gobierno no acaba de cerrar su litigio con China.

Wall Street puede preferir esperar y ver hasta analizar si hay un acuerdo de verdad y qué contenido tiene.