EFEMéxico

La producción industrial mexicana caería más del 20 % anual ante la baja demanda y la disrupción de las cadenas de valor ocasionadas por el COVID-19, señaló este miércoles Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México, que prevé una contracción del PIB del 4,5 % para este 2020.

Aunque admitió que la temporalidad de la pandemia impide pronósticos certeros, Serrano advirtió de una caída del consumo, como refleja una caída cercana al 1 % de las ventas minoristas en la última semana y el posible decrecimiento del 30 % en el monto de remesas que llegan de Estados Unidos.

"La propia epidemia podría ser una oportunidad para México porque muchas productoras están viendo que están tan concentradas sus cadenas de valor en un solo país, que es China. Sin embargo, al parecer estamos desperdiciando esa oportunidad", declaró en una rueda de prensa virtual.

La pandemia de coronavirus, que ha causado 405 contagios y 5 muertos en México confirmados por el Gobierno federal, ha despertado un debate sobre la necesidad de medidas más drásticas.

Esto ante las previsiones de contracción hechas por instituciones privadas como BBVA, que están en línea con pronósticos de decrecimiento del 4,5 % de Bank of America, 4 % de Credit Suisse, 2,6 % de Citibanamex, 2 % de Barclay's y 1,8 % de JP Morgan.

Sin embargo, pese a vislumbrar una recesión aun mayor que la de 2009, Serrano argumentó que la inacción es más peligrosa que la sobrerreacción, tanto para la economía como para la salud.

"Hay quien dice que hay un 'trade-off' (intercambio de costo-beneficio) entre tomar medidas drásticas y el daño a la economía. Nosotros creemos que ese 'trade-off' no existe, es ilusorio", enfatizó.

RECOMIENDA APOYOS

Pese a no tener un cálculo estimado de empleos afectados, el economista de BBVA sugirió un programa de transferencia de efectivo enfocado a los 11,8 millones de trabajadores en México que no tienen acceso a atención médica y con ingresos por debajo de la línea de pobreza.

En este sentido, consideró que los recursos públicos necesarios serían mayores al fondo extra de 400.000 millones de pesos (16.541 millones de dólares) que el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta semana tener para atender la crisis del coronavirus.

"En esta coyuntura, los objetivos fiscales pasan a segundo término. Lo importante es apoyar a la población y eso significa apuntalar los sistemas de salud pública y eso significa atender a la población más necesitada", argumentó Serrano.

El especialista indicó que es necesario un programa de formalización al empleo, pues el 50,6 % de los empleados informales en México trabajan en una empresa formal.

Además, destacó la necesidad de posponer las obras de infraestructura que el Gobierno ha priorizado, pero que no son de mayor beneficio para la población en estos momentos, como el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía que servirá a la megalópolis de Ciudad de México.

PROTECCIÓN A EMPLEADOS

El analista de BBVA también solicitó al Gobierno no permitir que ninguna empresa se declare en quiebra para proteger al empleo.

Directivos del banco afirmaron que, ante la contingencia, ninguno de sus empleados ha tenido alguna disminución salarial.

Informaron que el 92 % de sus sucursales siguen abiertas con medidas de protección, aunque el 50 % del personal que las atiende permanece en casa en capacitación y trabajo a distancia.