EFESídney (Australia)

La aerolínea australiana Qantas anunció este viernes que reducirá hasta en 15 por ciento sus vuelos domésticos hasta marzo del próximo año para afrontar el alto coste de los combustibles que ha afectado a la recuperación de la aviación comercial tras la pandemia de la covid-19.

Qantas informó en un comunicado que el recorte del 15 por ciento regirá entre julio y septiembre de este año, después de que el mes pasado redujera su capacidad doméstica en un 5 por ciento, mientras que desde septiembre próximo hasta marzo de 2023 la reducción será de 10 por ciento.

"También ayudarán a hacer frente a las presiones de recursos a corto plazo que se están sintiendo en la aviación y en la economía en general", indicó Qantas al aludir al caos en los aeropuertos australianos por la falta de personal, debido a despidos y a las bajas por la covid-19, así como la gran demanda que se avecina por las vacaciones escolares de medio año.

Según el diario Sydney Morning Herald, Qantas se ha visto obligado a contratar personal para la gestión del equipaje en tierra después de que recortara 2.000 puestos de trabajo durante la pandemia, una medida que el mes pasado un Tribunal Federal de Australia consideró ilegal, pero no obligó a la aerolínea a devolver a los trabajadores despedidos a sus puestos de trabajo.

Asimismo, el Grupo Qantas remarcó que no tiene previsto cambios en los desplazamientos internacionales debido a que la demanda se incrementa progresivamente hasta llegar, según lo previsto, para final de año al 90 por ciento de la capacidad antes de la covid-19.

El Grupo Qantas (que también abarca a la aerolínea de bajo coste Jestar) estima que registrará un déficit en 2022 por el impacto de las variantes delta y ómicron del virus y los costes de la reanudación de las actividades tras la covid-19, aunque en 2023 espera volver a reportar beneficios en sus cuentas.