EFEMadrid

Rodrigo Rato, exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y exvicepresidente económico del Gobierno español, será juzgado junto a otras doce personas por un delito de corrupción por los contratos publicitarios de la entidad financiera Bankia.

Un tribunal de Madrid abrió este miércoles juicio oral por este caso a trece acusados, entre ellos Rato, que ya está en prisión tras ser condenado por otro caso de corrupción y está siendo juzgado actualmente por posible fraude en la salida a bolsa de Bankia, por lo que la acusación solicita una pena de cinco años de cárcel.

Según informaron fuentes jurídicas, el juez requiere una fianza de 4,5 millones de euros a cada uno de los procesados (58,7 millones en total).

En este nuevo juicio, la Fiscalía Anticorrupción pide cuatro años de prisión y multa de 2,5 millones de euros para Rato por "sacar provecho económico" para favorecer supuestamente a las empresas Zenith y Publicis a cambio de comisiones o "astillas" por importe de dos millones de euros.

De esta cantidad, según la fiscalía anticorrupción, Rato, "con desprecio al principio de lealtad al que le obligaba su cargo", habría percibido 835.024 euros a través de la sociedad Kradonara 2001, considerada epicentro de su entramado societario.

Para ello, continúa el escrito de acusación, se sirvió de "tres personas con quienes mantenía desde hacía años vínculos personales y profesionales": su secretaria personal y dos testaferros, para quienes que la fiscalía pide tres años de prisión.

Estas personas, junto con otros colaboradores de Rato, lograron construir un auténtico "grupo de presión" dentro del departamento encargado de la contratación de las campañas publicitarias de Bankia en favor de las empresas citadas, añade la fiscalía.

El inicio de este nuevo juicio oral, tras cuatro años de instrucción, complica aún más el panorama legal y judicial de Rato.

El exresponsable del FMI cumple actualmente una pena de cuatro años y seis meses de cárcel, donde ingreso en octubre pasado, tras ser declarado culpable junto a otros acusados por el sistema de tarjetas de crédito de uso personal, opaco e ilimitado que tenían a su disposición los principales directivos de Bankia.

Rodrigo Rato fue vicepresidente del Gobierno y responsable de la política económica española entre 1996 y 2004, y director gerente del FMI de 2004 a 2007.

A la presidencia de Bankia llegó en 2010, cuando la entidad se llamaba todavía Caja Madrid, y dejó el cargo en 2012, cuando ya fue imputado por la salida a bolsa del banco, que además tuvo que recibir un rescate multimillonario del Gobierno para asegurar su supervivencia.