EFEMiami

La compañía de cruceros Royal Caribbean anunció este martes que ha alcanzado un "acuerdo definitivo" para la venta de su marca Azamara a la firma privada Sycamore Partners, con sede en Nueva York, especializada en inversiones en el sector minorista y de consumo.

La venta de tres cruceros a Sycamore Partners por 201 millones de dólares se realizará durante el primer trimestre de 2021 y está sujeta todavía a ciertos ajustes y condiciones de cierre.

Royal Caribbean señaló en un comunicado divulgado hoy que esta operación comercial permitirá al grupo concentrarse en la expansión de sus marcas Royal Caribbean International, Celebrity Cruises y Silversea.

"Nuestra estrategia ha evolucionado para destinar más recursos a nuestras tres marcas globales Royal Caribbean International, Celebrity Cruises y Silversea y trabajar para hacerlas crecer a medida que salimos de este período sin precedentes", señaló en el comunicado Richard Fain, presidente y director ejecutivo de Royal Caribbean Group.

Aun así, agregó Fain, Azamara "sigue siendo una marca propia y fuerte con un tremendo potencial de crecimiento, y el historial de Sycamore demuestra que serán buenos administradores de lo que el equipo de Azamara ha construido durante los últimos trece años".

"Nos complace que Royal Caribbean Group haya confiado en Sycamore para apoyar a Azamara en su próxima fase de crecimiento ", dijo, por su parte, Stefan Kaluzny, director gerente de Sycamore Partners.

Kaluzny apuntó que Azamara "seguirá siendo una de las mejores opciones para los viajeros exigentes a medida que la industria de los cruceros se recupere con el tiempo".

La compañía de cruceros indicó que las operaciones de Azamara "seguirán siendo consistentes bajo el nuevo acuerdo" y que Royal Caribbean Group "trabajará en estrecha colaboración en una transición sin problemas para los empleados, clientes y otras partes interesadas" de Azamara.

La nueva directora de operaciones de Azamara será Carol Cabezas.

Según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), la paralización del sector en 2020 a causa de la pandemia de coronavirus supuso la pérdida de 77.000 millones de dólares en actividad económica a nivel global y 518.000 empleos.