EFEMiami

Cerca de 32 millones de turistas visitaron el estado de Florida durante el segundo trimestre de este año, un aumento del 16,3 % con respecto al periodo anterior, según la autoridad de promoción turística del llamado "estado del sol", el actual epicentro de la pandemia en Estados Unidos.

La afluencia de visitantes entre el 1 de abril y el pasado 30 de junio fue de 31,7 millones, el 2,2 % menos que el mismo periodo de 2019, antes de la pandemia, detalla en su informe Visit Florida.

Se trata de un aumento del 223,4 % con respecto al mismo período de 2020, cuando los cierres y las restricciones de viaje provocaron una caída severa en las visitas.

En sus cálculos preliminares, Visit Florida estima en 1,1 millones los turistas extranjeros durante el segundo trimestre de este año, el 854,1 % más que en 2020, pero aún el 57,9 % menos que en el mismo lapso de 2019.

Entre tanto los visitantes nacionales representaron el 96,4 % del total, mientras que los extranjeros y los canadienses representaron el 3,5 % y el 0,05 %, respectivamente.

El número de visitantes que llegaron en avión en comparación con el que lo hicieron en automóvil fue "comparable" al de 2019, con un 35,9 % y un 64,1 %, respectivamente.

Además, la ocupación hotelera fue del 71,1 %, frente a solo el 33,3 % en 2020.

Los embarques totales en 19 aeropuertos de Florida aumentaron el 607,5 % en comparación con el segundo trimestre de 2020, pero bajaron el 11,9 % si se compara con 2019.

El aeropuerto más transitado fue el de Orlando, con 5,4 millones de pasajeros viajando, el 677,9 % más con respecto a 2020, seguido de Miami (4,9 millones) el 832,7 % más que 2020.

Entre tanto, según datos oficiales divulgados este lunes sobre la pandemia, el domingo había 15.985 enfermos de covid-19 ingresados en hospitales de Florida, que sufre un repunte de la pandemia a causa de la propagación de la variante delta.

Entre tanto, en las ucis aumentaron los pacientes con covid-19 a 3.349 y ya son un 50,1 % del total.

Esta alarmante ola de contagios en Florida se produce en momentos en que ha comenzado ya el curso escolar en múltiples condados y el gobernador Ron Desantis, republicano y opuesto a la estrategia contra la covid-19 de los CDC, mantiene su prohibición por ley contra la obligatoriedad de llevar mascarillas en las escuelas.