EFEAsunción

Los taxistas paraguayos anunciaron este lunes que redoblarán sus protestas contra las plataformas de transporte Uber y Muv con la declaración este martes de una huelga a nivel nacional, que además pretende "sitiar" Asunción, la capital del país.

El presidente de la Asociación de Profesionales Taxistas de Asunción (APTA), Arístides Morales, dijo a Efe que sus reivindicaciones pasas por la exigencia a la Municipalidad de Asunción para que emita normas de regulación para Uber y Muv, de forma que todas las partes estén en "igualdad de condiciones".

En ese sentido, Morales dijo que las protestas del jueves obedecen a que la Junta Muncipal ha incumplido su promesa de avanzar hacía esa regulación, como se comprometió el pasado martes.

Ese día, los conductores bloquearon los accesos a la Municipalidad de Asunción hasta la tarde, cuando levantaron la protesta tras la promesa de los concejales de que sus derechos serían garantizados en el proyecto de ordenanza que será presentado este miércoles a la Junta.

Al respecto, Ximena Dure, una de las creadoras de Muv, explicó a Efe que los taxistas buscan la "prohibición y no van a quedar satisfechos hasta lograrlo".

Agregó que su plataforma se reunirá con senadores del bloque minoritario Hagamos, que impulsa un proyecto de ley que asegure "calidad y seguridad" a los usuarios del servicio.

Asimismo, Muv divulgó un comunicado que denuncia que "en los términos actuales, el servicio de taxi constituye un negocio poco claro manejado por personas influyentes, al punto que ni siquiera pagan impuestos por los servicios prestados ni por el uso de la vía pública como parada".

El documento subraya que los chóferes de taxi "son, en su gran mayoría, empleados explotados por empresarios y sindicalistas que controlan el negocio con la complicidad de muchas de las autoridades municipales y nacionales".

La movilización del jueves, convocada además por una cooperativa de taxistas que opera en el Gran Asunción y una federación de alcance nacional, ha motivado que la Fiscalía anuncie la integración de un grupo de agentes para cooperar con la Policía Nacional ante posibles incidentes en las calles.

El Ministerio Público destacó que si bien las protestas están garantizadas por la Constitución, los agentes "se mantendrán atentos" si las mismas no afectan "los derechos de terceros".

A su vez, la Policía Nacional se declaró en alerta a partir de esta tarde para garantizar la circulación.

El gremio de taxistas de Asunción está protagonizando protestas intermitentes al considerar que la implantación de estas nuevas empresas de transporte puede dejar sin empleo a 1.500 conductores de taxis en la capital paraguaya, lo que representa la mitad de los empleados del sector.