EFEBuenos Aires

El titular del Instituto Nacional de Estadísticas de Argentina (Indec), Jorge Todesca, reconoció hoy que la inflación del 24,8 % registrada en 2017, conocida ayer, es un "número alto", y que bajarla mientras crece la economía, como busca el Gobierno, es "un estrecho callejón con un recorrido importante".

"Es un número alto y lo más importante es que el Gobierno piensa que es un número alto y tiene una política para trabajar a mediano plazo para batir este número", reconoció Todesca en declaraciones a Radio Mitre.

Según informó el jueves el Indec, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Argentina se incrementó en diciembre pasado un 3,1 % respecto al mes anterior y acumuló un aumento del 24,8 % en todo el año, casi 8 puntos porcentuales más que la meta del 17 % establecida para 2017 por el Banco Central.

Todos los sectores registraron aumentos el año pasado, principalmente los de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (55,6 %) -por los grandes aumentos en las tarifas públicas establecidos por el Gobierno-, así como la comunicación (34,1 %) y la educación (31,5 %).

Todesca reconoció que estas cifras han sobrepasado las expectativas, pero "es la lucha que tiene Argentina" para resolver sus desequilibrios económicos.

"Siempre he pensado que estos niveles de inflación nuestros, crónicos, muchos años instalados, se descienden a lo largo de mucho tiempo y con mucho esfuerzo", remarcó.

A su juicio, en el primer año del Gobierno de Mauricio Macri, que asumió la Presidencia en diciembre de 2015, "hubo que resolver el problema del tipo de cambio y absorber una devaluación enorme", mientras que en el segundo se tuvo que arreglar "el problema de las tarifas, que viene asociado al déficit fiscal y a los subsidios" establecidos por el anterior Ejecutivo, encabezado por Cristina Fernández.

"Estos son factores que impulsan la inflación hacia arriba", añadió el jefe del organismo de estadísticas.

En su opinión, algunos analistas dicen que las altas tasas registradas son una inflación que dejó "el Gobierno anterior".

"Pero las tarifas (de servicios públicos) estaban congeladas. En este momento se está haciendo una actualización de tarifas que explica aproximadamente la tercera parte de la inflación de manera directa", reconoció.

Según Todesca, el IPC actual "combina casi todas las causas", como "presión de costos" y de "expectativas inflacionarias", ya que "si el dólar se mueve un 5 %, quien puede mueve sus precios un 5 %", pero también la llamada "inflación estructural" y la "poca competencia en mercados".

El Gobierno de Macri, está velando, según agregó Todesca, por llevar a cabo una política económica que "procura tener la más baja inflación posible" pero mientras desarrolla un conjunto de medidas para "estabilizar la economía y la cuestión fiscal" que "tienen un costo en materia de inflación".

"La decisión de tratar de que, a pesar de todo, la economía siga creciendo. Sería fácil bajar más la inflación con una receta de ajuste y no crecimiento, pero no es el enfoque filosófico del Gobierno y lo digo con sentido positivo", consideró.

"Resolver los desequilibrios de la herencia (recibida del kirchnerismo) y preservar el crecimiento no es una gran avenida. Es un estrecho callejón. El gradualismo es eso, un estrecho callejón y un camino con un recorrido importante", concluyó.