EFEWashington

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha donado todo su sueldo del cuarto trimestre de 2017, estimado en alrededor de 100.000 dólares, al Departamento de Transporte de Estados Unidos con el objetivo de ayudar a financiar proyectos de infraestructuras, anunció hoy la Casa Blanca.

"Hoy, el presidente está orgulloso de donar su salario del cuarto trimestre de 2017 al Departamento de Transporte, para apoyar sus programas que reconstruyen y modernizan nuestras desmoronadas infraestructuras", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en su conferencia de prensa diaria.

Trump, que es multimillonario, prometió durante la campaña electoral de 2016 que, si ganaba las elecciones, donaría su sueldo como presidente de Estados Unidos, que asciende a 400.000 dólares brutos anuales.

El mandatario ya donó su sueldo del primer trimestre de 2017 al Servicio Nacional de Parques de EE.UU. y el del segundo al Departamento de Educación, mientras que el salario del tercero lo destinó al Departamento de Salud, con el objetivo de combatir la crisis de adicción a analgésicos opiáceos en el país.

El anuncio sobre su sueldo del cuarto trimestre llega un día después de que Trump presentara un plan para movilizar 1,5 billones de dólares en los próximos diez años con el fin de modernizar la red de infraestructuras de Estados Unidos, que en más de una ocasión ha calificado de "tercermundista".

Trump planea gastar 200.000 millones de dólares en fondos federales en la próxima década, y planea que esa cantidad active inversiones de los estados y entidades locales en asociación con el sector privado, para alcanzar así los 1,5 billones de dólares prometidos.

"La propuesta del presidente creará nuevos empleos, fortalecerá nuestra economía y mejorará la calidad de vida para todo el mundo", afirmó hoy la secretaria de Transporte de EE.UU., Elaine Chao, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Chao aseguró que el sueldo donado por Trump irá a parar a un nuevo programa de subvenciones para proyectos de infraestructura de aquellos estados y localidades que ya hayan recaudado sus propios fondos antes de pedir ayuda al Gobierno federal.

Trump ha asegurado tener una fortuna de 10.000 millones de dólares, aunque su negativa a divulgar sus declaraciones de impuestos ha impedido corroborar ese dato, y la revista Forbes estima que sus activos y propiedades ascienden a una cantidad inferior, de alrededor de 3.100 millones.

Durante la campaña electoral de 2016, Trump prometió que no aceptaría cobrar un sueldo si ganaba las elecciones, aunque posteriormente matizó que aceptaría recibir 1 dólar al año, porque la ley le obliga a percibir un salario como presidente.