EFESao Paulo

La minera brasileña Vale, mayor productora y exportadora mundial de hierro, informó este jueves que cerró 2019 con pérdidas de 1.683 millones de dólares como consecuencia del desastre minero en Brumadinho, donde la ruptura de uno de sus diques dejó 259 muertos y 11 desaparecidos.

El resultado del gigante minero contrasta con el beneficio neto de 6.860 millones de dólares que registró en 2018.

Solo en el cuarto trimestre de 2019 perdió 1.562 millones de dólares, frente a los 1.654 millones de dólares de lucro en los tres meses inmediatamente anteriores y los 3.786 millones de dólares de ganancias que se anotó en el mismo periodo de 2018.

Vale explicó en su informe anual que las pérdidas se debieron principalmente a las "provisiones y gastos" por "la rotura de la represa de Brumadinho" (estado de Minas Gerais, sureste), que incluye la alteración de otros diques de su propiedad y "acuerdos de reparación", valorados en 7.402 millones de dólares.

La ruptura en enero del año pasado de la represa en Brumadinho generó un alud de residuos que cubrió miles de hectáreas y provocó la muerte de 259 personas y la desaparición de otras 11.

Las pérdidas, según la empresa, también se debieron al "registro de impairment"(costo por deterioro) y a "contratos onerosos sin efecto de caja" relacionados con los segmentos de metales básicos y carbón (4.202 millones de dólares).

Asimismo, citó las provisiones realizadas a la Fundación Renova, encargada de reparar a las víctimas de la tragedia de Mariana (Minas Gerais), ocurrida en 2015 y que segó la vida de 19 personas tras el colapso de otra represa, y la modificación de otro dique de la región (758 millones de dólares).

Aunque esos enormes desembolsos fueron "parcialmente compensados" por "una menor pérdida con las variaciones" en el mercado cambiario, apuntó Vale, que en 2019 produjo 302 millones de toneladas de hierro, un 21,5 % menos frente a 2018.

"Vale permanece firme en sus propósitos de reparar integralmente a Brumadinho y garantizar la seguridad de nuestras personas y activos", afirmó en un comunicado Eduardo Bartolomeo, director-presidente de la empresa.

El beneficio bruto de explotación (ebitda) ajustado en 2019 fue de 10.585 millones de dólares, lo que supone un descenso del 36,2 % frente al año anterior.

Los ingresos operacionales netos subieron, sin embargo, un 2,7 % en la comparación anual hasta 37.570 millones de dólares.

Vale realizó inversiones en 2019 por valor de 3.704 millones de dólares, un 2,1 % menos con respecto al año anterior.

La deuda neta de la compañía se redujo prácticamente a la mitad, pues en diciembre pasado se ubicó en los 4.880 millones de dólares, frente a los 9.650 millones de dólares con los que cerró 2018.

Vale, el mayor productor de mineral de hierro y de níquel del mundo, es considerada una compañía estratégica por el Gobierno de Brasil, que controla una parte sustancial de las acciones con derecho de voto.