EFENueva York

La caída que ha estado sufriendo recientemente el petróleo salpicó hoy a Wall Street, que cerró la semana en rojo por el temor de los inversores de que el descenso del crudo es una señal más de que la economía está entrando en un ciclo de retrocesos.

El Dow Jones de Industriales, el índice de referencia del parqué neoyorquino, terminó la jornada con una caída de más de 200 puntos, un 0,77 por ciento, mientras que el S&P 500 perdió un 0,92 por ciento.

La peor parada fue el Nasdaq, donde cotizan un buen número de empresas tecnológicas, que bajó un 1,65 por ciento arrastrada por la caída de importantes compañías como Facebook y Amazon, que perdieron alrededor de un 2 por ciento, o Netflix, que se dejó más de un 4,5 por ciento.

Durante el día de hoy, el precio del crudo llegó a descender por debajo de los 60 dólares el barril por primera vez desde el pasado mes de marzo, aunque finalmente acabó levemente por encima, en 60,19, pero otra jornada de movimientos de la baja del "oro negro" alertó a los inversores.

Se sitúa así un 20 por ciento por debajo del máximo registrado en las últimas 52 semanas, por lo que se considera que ha entrado ya en una fase a la baja.

En Wall Street, los analistas consideraron que este es otro factor más que indica que se está empezando a producir un enfriamiento de la economía a nivel mundial, por lo que los inversores se mostraron cautos en sus decisiones hoy.

Además, la principal asociación de automóviles de China anunció que la venta de vehículos bajó el mes pasado más de un 11 por ciento, el cuarto descenso mensual consecutivo que se registra en relación a este indicador.

"La tendencia general definitivamente está a la baja", opinó el jefe de inversiones de Apriem Advisors, Benjamin Lau. "Cada vez se está viendo más evidencia de que la economía global se está debilitando de arriba a abajo", aseveró.

Los malos datos de China se producen después de que Pekín y Washington hayan estado buena parte del año enfrentados por la imposición de aranceles por parte del presidente de EE.UU, Donald Trump, lo que ha llevado a medidas similares del país asiático.

Aunque el mandatario estadounidense dijo recientemente que los dos países estaban cerca de alcanzar un acuerdo al respecto, el consejero de la Casa Blanca Peter Navarro recortó las esperanzas al asegurar que, en caso de que se firmara un pacto, sería "bajo las condiciones de Donald Trump, y no las de Wall Street".