EFENueva York

Wall Street cerró este miércoles en rojo y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, bajó un 0,77 % después de que la Reserva Federal (Fed) elevara sus estimaciones de inflación y adelantara las próximas subidas de interés a 2023.

Al cierre de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones bajó 265,66 puntos, hasta 34.033,67; mientras el selectivo S&P 500 recortó un 0,54 % o 22,89 puntos, hasta 4.223,70.

El índice compuesto Nasdaq, en el que cotizan las principales tecnológicas, descendió un 0,24 % o 33,17 puntos, hasta 14.039,68.

La reunión que concluyó hoy la Reserva Federal (Fed) sobre política monetaria marcó el ritmo de la sesión, que comenzó en terreno mixto y sin apenas variación, pero terminó adentrándose en las pérdidas.

Como se esperaba, la Fed dejó sin cambios los tipos de interés pese al repunte de la inflación, y mejoró sus previsiones de crecimiento económico del país al 7 % en 2021.

No obstante, el banco central ha adelantado las fechas para la próxima subida de los tipos desde 2024 a finales de 2023, lo que ha pillado por sorpresa al mercado.

La Fed, además, elevó sus estimaciones para la tasa de inflación en 2021 del 2,4% de marzo al 3,4%.

Por otra parte, su presidente, Jerome Powell, dijo que se ha discutido "cuándo sería apropiado comenzar a hablar" de una posible reducción de los estímulos, algo que preocupa a los inversores.

Esas perspectivas tuvieron un impacto inmediato en el mercado de deuda, donde el bono del Tesoro a 10 años se elevó al 1,572 % y el papel de 2 años alcanzó su nivel más alto en 12 meses, del 0,209 %.

La mayoría de sectores recortaron su valor, encabezados por las empresas de servicios públicos (-1,49 %), las de bienes esenciales (-1,24 %) y materiales básicos (-1,17 %).

Entre los treinta valores del Dow Jones, los descensos estuvieron liderados por Dow Inc (-2,42 %), Walmart (-2,04 %), 3M (-1,84 %) y Boeing (-1,73 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subió a 72,15 dólares el barril, y al cierre de Wall Street el oro se deslizaba a 1.830,20 dólares la onza y el dólar ganaba terreno frente al euro, con un cambio de 1,998.