EFENueva York

Wall Street cerró este viernes mixto y su principal índice, el Dow Jones se mantuvo en verde, encadenando ocho días seguidos en positivo, gracias a las buenas sensaciones sobre el desarrollo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Al término de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones subió un 0,24 % o 65,19 puntos, hasta 27.247,64 enteros. Sin embargo, el selectivo S&P 500 cerró en pérdidas y cayó un 0,07 % o 2,18 puntos, para situarse en los 3.007,39.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que cotizan las principales tecnológicas, experimentó un descenso del 0,22 % o 17,75 puntos, situándose en 8.176,71.

Por sectores, solo cuatro acabaron la jornada en verde, materiales básicos (1,14 %), el financiero (0,84 %), el energético (0,80 %) y el industrial (0,52 %).

Los otros siete sectores terminaron el día en rojo con el sector inmobiliario (-1,27 %), el de bienes esenciales (-0,75 %), el tecnológico (-0,67 %) y el servicios públicos (-0,57 %) como los más perjudicados.

Entre las empresas cotizadas en el Dow Jones, lideraron las ganancias Dow (2,62 %), UnitedHealth (2,00 %), JPMorgan Chase (1,97 %), Caterpillar (1,54 %) y Boeing (1,10 %).

En el otro extremo, Apple (-1,94 %), Travelers (-1,34%), McDonalds (-1,10 %), Pfizer (0,99 %) e Intel (-0,89 %), cerraban el grupo de las más castigadas por el mercado.

Las informaciones aparecidas hoy sobre la posibilidad de que China exima de aranceles adicionales a varios productos agrícolas estadounidenses, incluida la soja y el cerdo, ha animado a los inversores.

Ayer, Estados Unidos dio la bienvenida a la decisión de China de renovar las compra de productos agrícolas estadounidenses.

Estas buenas sensaciones se suman al anuncio de este miércoles del presidente Donald Trump de que retrasará del 1 al 15 de octubre la subida de aranceles del 25 % al 30 % a importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares, como gesto hacia Pekín por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China.

El pasado 1 de septiembre tuvo lugar el último episodio de la guerra comercial que enfrenta a Washington y Pekín con la entrada en vigor de la subida del 10 % al 15 % sobre importaciones chinas por valor de 112.000 millones de dólares.

Está previsto que el próximo 15 de diciembre se aplique esa misma subida al resto de importaciones grabadas al 10 %, hasta alcanzar los 300.000 millones de dólares al 15 %.

Como represalia, China puso en marcha los aranceles de entre el 5 % y el 10 % a productos estadounidenses valorados en 75.000 millones de dólares.

En otros mercados, el petróleo intermedio de Texas bajó un 0,4 % y cerró en 54,85 dólares el barril; y al cierre de Wall Street, el oro bajaba hasta 1.495,40 dólares la onza, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años ascendía al 1,905 % y el dólar se depreciaba frente al euro, con un cambio de 1,1077.